4 de cada 5 universitarios usan su celular antes de levantarse

Foto de 60 in 3 bajo licencia Creative Commons

Un estudio reveló que 4 de cada 5 universitarios usa su celular antes de levantarse de la cama. El estudio revela hábitos que distinguen a los jóvenes de la generación Y, pero son también una oportunidad para el desarrollo de grandes emprendimientos.

La almohada, la sábana y ahora el celular. Estos tres objetos tienen en común que ya son parte cotidiana de los universitarios a la hora de irnos a dormir y despertarnos. Casi que formando parte de nuestros cuerpos, el celular nos quita el deseo de sentirnos comunicados a toda hora. Revisar los mensajes o mails recibidos y ojear las redes sociales, son las actividades más tradicionales que realizamos con nuestro celular o smartphone cuando el sol empieza a aparecer.

Es difícil de imaginarnos en la vida moderna a una persona sin celular. Desde sentirnos incomunicado hasta perdidos, son los síntomas habituales cuando lo olvidamos o perdemos. Según expertos, estas actitudes hacia el celular desarrollan en la persona la Nomofobia (no mobile phobia).

Lee también:  ¿Condenados al uso del celular?

Sin dudas, esta patología se aprecia de mayor manera en los jóvenes de la aclamada Generación Y. Según encuesta, en Argentina, 4 de cada 5 universitarios revelaron utilizar el celular ni bien se despiertan. Digamos entonces que su primera actividad en el día es utilizar el dispositivo móvil.

A raíz de esto, se les consultó a los encuestados qué opinaban sobre su manía con el celular.  A modo general, el 54% de los jóvenes deseaba no sentirse tan ‘necesitado’ de utilizar el celular a todo momento, a la misma vez que el 30% de los mismos perdió la cuenta de la cantidad de veces que revisó el celular en el día.

En términos generales, los universitarios están más tiempo con sus amigos de forma online que directa. Esto no solo marca una diferencia sustancial en la Generación Y sino que puede generar oportunidades para futuros emprendimientos en el área. El impacto del celular es enorme y está en vías de desarrollo.

por Martín Fagioli