#6 MBA’s: El brillo propio (a veces) no alcanza

1005