6 técnicas de concentración comprobadas

La ciencia ha sido de gran utilidad para responder o solucionar muchos de los problemas a los que se enfrenta el ser humano en su día a día. El fenómeno de la falta de concentración y atención no ha pasado desapercibido para los investigadores, que han logrado descubrir cómo hacer para concentrarte mejor en la tareas de día a día.

El proceso de la atención está muy ligado al de la concentración, de tal manera que ambos te permitirán centrar tus sentidos en un mismo estímulo por un tiempo determinado, intentado dejar de lado las distracciones.

Si quieres saber cómo puedes concentrarte mejor, acá te presentamos algunas técnicas de concentración comprobadas científicamente:

1. Conocer tu proceso de atención

Primero, vale la pena diferenciar entre lo que es atención y lo que es la concentración; el primero de estos términos hace referencia al proceso por medio del cual eliges un estímulo del ambiente al que dirigir tus sentidos. Por su parte, la concentración tiene que ver con la capacidad de mantener dicha atención en el mismo estímulo.

Para poder mejorar tu capacidad de concentración, tienes que conocer cómo funciona tu proceso de atención. Esto puedes hacerlo al responder a preguntas como:

  • ¿Qué estímulos son los que más te llaman la atención?
  • ¿Qué estímulos te distraen?
  • ¿Cuánto tiempo puedes mantenerte enfocado en una sola cosa o tarea?

2. Elimina las distracciones

Si ya sabes cuáles son los estímulos sensoriales que más probabilidades tienen de distraerte, lo mejor que puedes hacer para concentrarte es encontrar un espacio libre de esas distracciones.

Ten en cuenta que es imposible eliminar del todo las distracciones, por lo que también deberás crear estrategias que te ayuden a no prestarle atención a las distracciones que pudieran aparecer.

3. La importancia de descansar

Luego de una sesión intensa de estudio o de trabajo, en la que estuviste totalmente concentrado en algo, seguramente sentirás cierta fatiga que hará que sea más difícil de lo normal el poder mantener tu atención en una sola cosa por más de unos minutos.

En este caso, según los resultados de una investigación realizada en la Universidad de Michigan, lo que puedes hacer es salir. De acuerdo a los resultados de ese estudio, los ambientes naturales como parque o jardines pueden ayudarte a descansar la mente, cuando ésta se siente cansada o fatigada.

4. Medita

La meditación es una técnica que ayuda a mejorar la concentración. De acuerdo a lo que se ha encontrado en diversos estudios, meditar unos 20 minutos todos los días será suficiente para que comiences a ver los resultados. Además, te ayudará a sentirte más tranquilo y relajado, ya que igualmente contribuye a reducir el estrés y la ansiedad.

5. Práctica ejercicio físico

Se recomienda hacer al menos 15 minutos de ejercicio de tipo aeróbico (caminar, nadar, correr, bicicleta, etc.) ya que esto tendrá resultados positivos tanto para tu salud física como para tus niveles de concentración.

6. Juegos de video

Créelo o no, otra técnica de concentración comprobada por una investigación realizada en la Universidad de Rochester es jugar videojuegos. Esto te ayudará a mejorar tu atención visual selectiva, que se refiere a prestarle más atención a ciertos estímulos visuales, dejando de lado la otra información visual poco relevante que se encuentra en el ambiente. Otro beneficio de los videojuegos es que favorece una mayor atención a los estímulos y al dominio de la concentración.