Automatización: Oportunidades y desafíos de un nuevo paradigma

El escenario actual que viven diferentes industrias en el cual ciertos procesos se han ido automatizando de manera creciente, plantea desafíos para el mercado laboral y por supuesto, también para sus protagonistas: los trabajadores. Es natural suponer que ante la sustitución de tareas previamente realizadas por humanos, la demanda de trabajo en números absolutos podría reducirse. Sin embargo, ciertos datos provistos por referentes en distintos sectores de la industria parecen indicar que esto no es así y plantea interesantes conceptos a tomar en cuenta para que las personas puedan incrementar su valor en el mercado laboral de cara al futuro.

De acuerdo al último paper de ManpowerGroup titulado “Humans Wanted: Robots Need You”, presentado recientemente en el Foro Económico de Davos, el 87% de los empleadores planean globalmente aumentar o mantener su plantilla y el 84% planea aumentar la capacidad de su fuerza laboral en los próximos dos años. También es muy revelador que las empresas que más automatizan, son las que están creando más puestos laborales, lo que contrasta con otros estudios y visiones acerca del futuro del trabajo.

“Las empresas se están dando cuenta de que ya no pueden esperar hasta encontrar el talento de un momento a otro, ni justo cuando lo requieren. El 77% de las organizaciones pretende mejorar las habilidades de su propia mano de obra para 2020”.

Cómo sumar valor a tu trabajo

Estamos ante un nuevo paradigma que pretende reemplazar a través de la tecnología las tareas más repetitivas y monótonas, pero simultáneamente existe un objetivo claro de fortalecer al trabajador desde otro lugar, incrementando su capacidad de sumar valor a través de procesos más complejos, para los que debe utilizar su criterio y capacidad de análisis. Esto plantea un puntapié interesante para la discusión. Se dice que los robots le quitarán el trabajo a las personas. Pero en realidad, los trabajadores que permanecen años en una organización llevando adelante tareas repetitivas y no desarrollan habilidades más complejas o específicas pueden ser reemplazados por otras personas sin llegar al escenario de la automatización. Es necesario entender que en cualquier rubro, la adquisición de conocimientos y habilidades es crucial en los tiempos que corren. Las nuevas tendencias buscan fortalecer al trabajador, volviéndolo capaz de marcar una diferencia con el resultado de su trabajo. Ese trabajador es el que se vuelve más difícil de reemplazar en cualquier escenario: el que además de contar con capacidad técnica, conoce el impacto de su trabajo de todos los días en otras áreas de la compañía, sabe cómo se implementan distintos procesos y cuenta con una visión integral de su función. 

Nuevas habilidades para nuevos roles

Existe un consenso en cuanto a que serán las personas y sus fortalezas humanas (creatividad, colaboración, resolución de problemas e innovación), las que permitirán a las organizaciones tomar ventaja de la tecnología y encontrar nuevas soluciones a los desafíos del mundo. El documento destaca que -debido en parte a la escasez de recursos humanos calificados en todo el mundo- cada vez más compañías están planeando construir nuevas habilidades, y se proyecta que esto aumente para el 2020.

Empresas que forman profesionales

Esto indica que existe un espíritu de planificación en el mercado, donde es crucial para las empresas contar dentro de sus filas con profesionales capaces de resolver problemas. Este escenario plantea muy buenas oportunidades para los jóvenes, ya que a través del trabajo pueden desarrollar competencias y habilidades mediante capacitaciones, experiencias internacionales y el uso de sistemas informáticos que potencian el aprendizaje. De esta forma, la curva de aprendizaje de un colaborador se vuelve mucho más pronunciada al comenzar a trabajar. Esto ya se está viendo en muchas empresas del medio local, principalmente las vinculadas al sector tecnológico o las que operan en sectores más tradicionales pero cuentan con componentes de innovación en sus procesos.

El informe también establece que estas mismas compañías son las que más van a necesitar incrementar su personal como resultado de la automatización.

“Esas organizaciones que están automatizando tareas y progresando en su transformación digital, también se encuentran más seguras de aumentar su número de empleados. Un 30% de esas compañías espera crear más empleos en los próximos dos años. Sólo 20% de aquéllas que están automatizando señala que va a reducir el número de empleados”.

Sectores beneficiados por la automatización

De acuerdo al informe, los sectores que prevén un mayor incremento de personal en los próximos años como producto de la automatización son: Servicio al Cliente (aumentaría un 7%), Manufactura (aumentaría un 4%), Tecnologías de la Información (aumentaría un 2%) y Recursos Humanos (aumentaría un 1%). Es particularmente interesante destacar ciertas tareas que el documento valora como necesarias y requeridas por el mercado en cada uno de estos sectores. Estas tareas modifican la naturaleza de los puestos, sustituyendo las acciones más repetitivas por las que tienen que ver con interacción con el cliente, desarrollo de documentos comerciales en otros idiomas y reconocimiento de patrones y tendencias del mercado. Si hoy un operador de servicio al cliente es requerido para ingresar información, en el futuro se lo valorará por su capacidad de resolución de problemas o construcción de relaciones comerciales mediante la comunicación. En Tecnologías de la Información, la excelencia técnica certificada de un desarrollador quizás no sea tan atractiva en el futuro como su capacidad de aprender nuevas tecnologías y su flexibilidad. Para posiciones de Recursos Humanos, actualmente se valora el conocimiento de Derecho Laboral, mientras que en el futuro la comprensión del comportamiento humano y la estrategia y planificación del talento van a ser fundamentales.

Un crecimiento que no sorprende

Un 6% de las empresas consultadas por el informe de ManpowerGroup asegura que espera aumentar su plantilla laboral en TI tres veces más de lo que prevé disminuirla. Esta situación no es nueva, ya que el sector tiene desde hace varios años desempleo cero o negativo en diferentes países, presentándose un déficit de profesionales calificados de acuerdo a la demanda existente -como en el caso de Uruguay-, lo que limita la posibilidad de acceso a nuevos niveles de desarrollo por parte de economías emergentes.

“La disponibilidad de talento tecnológico es cada vez más escasa; la educación y experiencia que requieren los empleadores frente a lo que existe está presentando un desequilibrio. En Estados Unidos, 86% de las vacantes de TI requieren de un título universitario en ciencias de la computación, pero sólo 43% de los trabajadores de TI cuenta con uno. En Reino Unido, sólo 25% de los trabajadores de TI tiene un título, sin embargo, es un requisito obligatorio para el 46% de las vacantes abiertas”.

La importancia de saber comunicar

Pero volviendo a las habilidades, un dato que puede sorprender a más de uno tiene que ver con la importancia que las empresas de tecnológicas le dan a la comunicación. Un 40% de las organizaciones que planean sumar personas a su equipo, creen que la comunicación es la habilidad profesional más valorada. Aunque sorprenda, esto tiene sentido, ya que la abundancia de perfiles excesivamente técnicos y la naturaleza del trabajo en un entorno tecnológico, hace muy necesaria la presencia de personas con la capacidad de entender y desarrollar tecnología, y al mismo tiempo, poder explicar lo que hacen, ya sea a un cliente, a sus superiores o a sus propios compañeros de equipo al momento de presentar una nueva metodología de trabajo. No es arriesgado suponer que las personas que cuentan con capacidad técnica y buenas habilidades blandas como comunicación y empatía, tengan importantes posibilidades de crecimiento en el sector de Tecnologías de la Información.

Enfocar la discusión debidamente

La velocidad del cambio se está acelerando. Esto ha puesto al tema de la automatización en la discusión por parte de toda la sociedad. Fernando Aldabalde (Gerente Comercial de ManpowerGroup) cree que para avanzar es necesario pasar de la conversación a la acción.

Fernando Aldabalde

Sentimos que se ha dedicado mucho tiempo en discutir el tema de los robots, pero ha faltado enfocar en lo más importante que es discutir acerca de las acciones específicas que tenemos que desarrollar para mantener actualizadas las habilidades de los trabajadores”.

“La tecnología está aquí para quedarse y es nuestra responsabilidad como líderes descubrir cómo integramos a los humanos con las máquinas. Las empresas tenemos un papel importante que desempeñar en la creación de una cultura de aprendizaje y creación de talento. Es un cambio de mentalidad. Antes las empresas eran consumidoras de talento; ahora deben ser constructoras y formadoras de talento”, asegura Fernando.

¿Qué pasa en Uruguay?

Según Fernando, los sectores que se ven más comprometidos por esta realidad en nuestro país son el rubro agropecuario, la construcción y la refinación de petróleo. Entre los que menos deben preocuparse son los de las áreas de diseño, la de enseñanza y los oficios técnicos. “En un contexto así, se hace muy necesario que las empresas, gobiernos, sindicatos, la academia y la personas, trabajen en estrecha colaboración para promover una cultura de aprendizaje continuo”.

En este sentido, localmente existen algunas alianzas público-privadas que son muy interesantes. Un buen ejemplo es la iniciativa “TEMPLAR”, que ManpowerGroup está desarrollando junto con INEFOP para aumentar la empleabilidad de la fuerza laboral uruguaya. “Se trata de un programa de entrenamiento competencial que apunta a entrenar 10 competencias que se han identificado como ‘transversales’ para todo tipo de trabajos. El programa está dirigido tanto a trabajadores activos, como a desempleados y en una primera etapa busca alcanzar a unos 3.000 trabajadores”.

Fernando asegura que los individuos deben también asumir responsabilidad por su propia formación. “Un empleado que no entiende la importancia de estar aprendiendo constantemente, es alguien que está poniendo en riesgo su supervivencia en un mercado que tiene como norma el cambio. Las personas tendrán que estar preparadas para nuevos trabajos que requieran nuevas habilidades. Los que se adapten más rápidamente a los cambios serán los que accederán a las mejores oportunidades”.

Ver el informe completo “Humans Wanted: Robots Need You” de ManpowerGroup en prouniversitarios.com/humanswanted.pdf