¿Por qué está bueno ir a la facultad en bici?

La bicicleta es un medio de transporte económico, rápido y además ofrece diferentes beneficios que pueden ser de ayuda tanto para el medio ambiente, como para tu salud. Descubre las razones para empezar a ir a la facultad en bici.

En la actualidad, el movimiento ecologista ha impulsado el uso de la bici para la movilización eficiente dentro de los centros urbanos, sobre todo para que los ciudadanos se dirijan de su casa al trabajo o a la universidad.

Pero el beneficio ecológico no es el único que puedes considerar, ya que existen otras buenas razones para pedalear más a menudo.

Energía y salud al cien

Es un hecho comprobado que la práctica de una actividad física, durante al menos media hora y mínimo tres veces por semana, puede ayudarte muchísimo a mantenerte con energía durante todo el día. De esta manera, el uso de la bici para trasladarte a la facultad puede considerarse como un tiempo de ejercitación que le aporta grandes beneficios a tu cuerpo.

Te mantiene en forma

Además de la salud, la bicicleta tonifica los músculos de tus piernas y ayuda a eliminar la grasa, así que si deseas estar en forma, pero no tienes tiempo o dinero para ir a un gym, puedes aprovechar tus paseos en bici para moldear tu cuerpo.

Adiós al embotellamiento y al transporte público

Algunos de los problemas más frecuentes que les ocurren a los universitarios con respecto al traslado a la facultad, es el embotellamiento y el tráfico pesado en las horas claves de entrada o salida de la jornada laboral. Esto puede pasarte tanto si vas en auto como si usas los diferentes tipos de transporte público.

Sin embargo, en bici tienes la vía libre para ti, y es bastante recomendable sobre todo si tu horario de entrada o salida corresponde a esas horas donde el tráfico es más pesado.

Ruta de relax

El tiempo que tardes de tu casa a la facultad y viceversa puede convertirse en un momento perfecto para desacelerar tus pensamientos, olvidarte de tus problemas y relajarte.

Al ir en bicicleta tenemos que activar nuestros cinco sentidos al máximo para transitar con seguridad en la vía, y así es bastante difícil concentrarse en los problemas de la vida cotidiana. De esta manera, puedes aprovechar estos momentos de ida a la facultad para estar en paz contigo mismo.

Ayuda a tu bolsillo

Las bicicletas no consumen combustible y su mantenimiento es muy barato, por ende son un método de transporte muy económico y adecuado para los bolsillos de la mayoría de los universitarios.

Nuevos amigos al andar

La movida en bici trae consigo el entablar una relación amistosa con los grupos de ciclistas que se reúnen constantemente y realizan actividades tanto deportivas, como ecológicas y recreativas.

Esto ocurre porque los ciclistas urbanos son parte de una minoría y por ello se suelen unir más para crear conciencia al resto de la población.

Al pertenecer a dichos grupos de ciclistas urbanos, también podrás participar en las actividades que organicen y poco a poco irás formando una verdadera amistad con personas que poseen un punto en común contigo: andar en bici.

Reducción de tu huella de carbono

Durante nuestra vida como seres humanos dejamos huellas en el mundo que no siempre son positivas. Una de estas se refiere a la huella de carbono, la cual a veces es bastante significativa dependiendo de las actividades que realicemos diariamente.

Andar en bici, aunque sea en trayectos cortos ayuda a reducir las emisiones de carbono, de manera que al hacerlo estarás contribuyendo con el cuidado del planeta Tierra.

Estas y muchas otras razones son las que debes considerar si aún tienes algunas dudas sobre trasladarte a la facultad en bici. Sea como sea, será toda una aventura y traerá múltiples beneficiosa tu vida.

Sólo recuerda respetar las normas de tránsito al pie de la letra, conducir por las vías establecidas para ciclistas y andar con cuidado en la vía.