Cambiar el futuro – Evan Henshaw – Plath

Entrevista con el co-fundador de Twitter, EVAN HENSHAW-PLATH

Parte 1 – de la fundación de Twitter y por qué son adictivas las redes sociales

– por Andrés LasarteFotos de Fabián Bia.

¿Qué papel tuviste en el nacimiento y desarrollo de Twitter?

Bueno, yo fui el primer empleado y pasé a ser luego CEO Developer, o sea el Director de Ingeniería de la empresa que desarrolló Twitter. Twitter fue un proyecto, entre muchos, de nuestra empresa. Nos dedicábamos a trabajar sobre seis diferentes proyectos todos los miércoles. De uno de estos proyectos salió Twitter.

En el principio, ustedes estaban trabajando en una radio online que dejaron de lado cuando Apple integró el software iTunes a la radio. ¿Cómo se dieron las diferentes instancias de negociación con los socios inversores al momento de querer cambiar la identidad del proyecto hacia lo que terminó siendo Twitter?

Uno de los fundadores invirtió una suma que era poca plata para él y bastante para una persona normal, y luego la plataforma Podcasting de Odeo recibió una inversión de algunas personas y de ciertas entidades de capital de riesgo. Ellos querían que nosotros hiciéramos ese software de radio, esa plataforma para radio en Internet, pero llegamos a un momento en que nos dimos cuenta que no estábamos teniendo tanto éxito en ese camino y decidimos cambiar el rumbo hacia otra cosa. El Consejo Directivo de nuestra empresa no estaba tan feliz con este cambio. Ellos querían que nosotros siguiéramos el camino previsto y si con eso no podíamos tener una empresa rentable, preferían vender la tecnología y la empresa a otros. Llegó un momento en el que quisieron efectivamente vender todo. El inversor y co-fundador principal de Odeo había hecho unas ventas anteriores, entonces fue re-comprando la empresa hasta tener la mayoría del capital accionario en sus manos.

En una entrevista dijiste que en un momento llegaste a pensar que comprarte un auto usado era mejor que tener acciones de Twitter. ¿Qué te hizo tomar la decisión de vender tu partnership por 7.000 dólares?

Twitter era interesante, pero en el momento no era obvio que fuera a tener mucho éxito o cambiar el mundo. Era un proyecto entre muchos, un juego o un juguete interesante. Por un lado, yo podía mantener las acciones de un juguete interesante pero que nadie pensaba que pudiera tener mucha proyección o podía comprarme un auto usado. Con un auto podía hacer un viaje por todo el verano, el típico roadtrip por los Estados Unidos, y me pareció más lindo hacer el roadtrip. Yo estaba usando Twitter, me gustaba y… ¡todo bien! Pero no siempre sabemos lo que va a pasar con el futuro de un proyecto. La gente de Google trató de vender Google por un millón de dólares. Mark Zuckerberg trató de vender Facebook por un millón de dólares. La gente de Yahoo! intentó vender su empresa por la misma cantidad de plata. Steve Jobs trató de vender su tecnología a HP. Entonces, cuando escucho estas historias de gente que no creía que su empresa pudiera tener éxito, entiendo cómo puede pasar, porque nosotros tampoco lo creíamos. En el momento, estábamos tratando de venderlo. Nos parecía la mejor opción. Y… al final salió mucho mejor de lo que esperábamos. Todos estos emprendedores muy famosos, muy exitosos llegaron a un punto en el que pensaron así. Yo podía tener un poco de plata en la mano o no tener nunca nada. Por otro lado, yo tengo una experiencia importante con diferentes startups, y solo uno fue más grande que los otros y con tanto éxito. Yo hoy tengo acciones en diferentes startups en los que he trabajado, y la mayoría no valen nada. Pensé que Twitter iba a ser el mismo caso.

¿Qué opinás del carácter adictivo que tienen las redes sociales en la actualidad? ¿Por qué creés que se da este fenómeno?

Excelente pregunta. Twitter, Facebook, los videojuegos que tenés en tu celular y todo eso son interesantes, pero también hay muchos datos sobre el uso de esas aplicaciones que las empresas van recabando gradualmente. Las empresas que hacen esto no deciden de manera casual y aleatoria que vos podés publicar fotos con tus tweets, por ejemplo. Ellos estudian la estadística de uso de una aplicación mediante miles de pruebas con opciones A y B, que están destinadas a mejorar la interactividad, en otras palabras, a lograr una plataforma más adictiva.

Por ejemplo, yo juego mucho a Angry Birds. ¡Es un juego horriblemente adictivo! Porque los responsables del juego están midiendo las actividades del usuario constantemente y cuando al llegar a tal nivel se detecta que el usuario hace un tweet o que luego de no poder pasar un nivel por quinta vez el usuario se va a hacer otra cosa, se decide reducir la dificultad del juego. Ellos deciden hacer un cambio en ese momento particular. Por eso tienen el mejor sistema en la historia de la humanidad en la creación de juegos adictivos. Todas las personas que están usando estos juegos o aplicaciones están constantemente contribuyendo con sus datos a un sistema central que termina siendo mucho más inteligente que nuestra percepción mental en ese sentido y mucho más fuerte que nuestra capacidad para resistir la adicción.

Nosotros, como especie, tenemos 100.000 años de evolución viviendo en el campo, en el bosque, con grupos de entre 10 y 50 personas, y tenemos 2.000 años de vivir en ciudades. Y por otro lado, tenemos 20 años de vivir con computadoras y tecnología de este tipo, 10 años de vivir con celulares y 5 años de vivir con un smartphone. Entonces, tenemos 100.000 años de evolución sin aplicaciones adictivas y 5 años con ellas. Lo que sucede es que al no estar acostumbrados durante siglos a este tipo de “caramelos mentales”, cuando llegaron, no habíamos desarrollado herramientas para resistirlos. Por eso para mí es muy bueno desconectar todo a veces, apagar la PC y demás, a sabiendas de que estas aplicaciones son algo muy interesante, divertido y que está buenísimo, pero que nosotros no tenemos la habilidad de controlar. Como el alcohol y otras drogas, es necesario conocer cómo funcionan para poder controlarlas.

¿Qué empresas manejan estas pruebas para estudiar la capacidad de adicción del usuario? ¿Facebook? ¿Google?

Sí, es la práctica de todas las empresas de este tipo y muchas empresas nuevas están yendo por este camino. Si vos vas a una página web –si vas a la página de PRO Universitarios, quizás no pero si vas al sitio oficial de CNN, por ejemplo– vos no estás viendo exactamente lo mismo que otras personas. Los administradores de esos sitios siempre están haciendo pruebas. Yo vi algunos periódicos que publicaban 10 titulares diferentes para un mismo artículo, en busca de averiguar qué titular tenía más clicks. Cuando una persona entra a un mercado a comprar cosas, ve los mismos precios que otras personas. Ahora, supongamos que vos buscás “venta de bicicletas” en Google y luego vas a Amazon.com también buscando bicicletas. Los precios que vos encuentres allí para ese artículo específico, van a ser un poco más baratos que los que vean aquellas personas que no estaban buscando bicicletas. Google sabe qué tipo de bicicleta estás buscando vos, entonces automáticamente y con la información de Google, Amazon está modificando los precios para que la compra sea más atractiva. Si hablamos de una sola persona, esta realidad no nos presenta mayores cambios, pero si hablamos de millones y millones de personas, reducir medio punto porcentual sobre el valor original del producto va a tener un gran efecto. En todas las cosas que ves en Internet, siempre estás siendo parte de una gran experimentación.

¿Cuánto futuro creés que tienen los emprendimientos en este rubro, en particular Twitter y Facebook?

Bueno, evidentemente van a llegar otras empresas que van a remplazar a Facebook y a Twitter. Antes de Facebook, existía MySpace; antes de MySpace estaba Friendster; y así sucesivamente. Hoy las tres grandes redes sociales son Google+, Facebook y Twitter. Algunas van a sobrevivir, otras van a morir y van a llegar otras nuevas. Y cada vez son diferentes. Tienen que traer nuevas  características, nuevos valores. Históricamente siempre se dio esta sucesión. Si vamos al campo de las empresas de tecnología, primero estaba IBM, luego Microsoft y después Netscape. Todo se basa en función de ciclos. Hay empresas muy grandes que funcionan muy bien y dominan el mercado por años hasta que el camino o la estructura de la tecnología cambian y estas empresas, por estar basadas en un viejo modelo, terminan siendo incapaces de modificar el nuevo modelo. Nunca sabemos qué va a ser mejor en el futuro.

La entrevista continúa…
Para leer la segunda parte, click acá