Científicos chinos producen el primer profesor universitario robótico

¿Te imaginas entrar al aula y encontrarte con un robot, que tiene cara de muñeca de plástico, impartiendo las clases? Eso fue lo que ocurrió en la Universidad Jiujiang, localizada en la provincia china de Jiangxi.

El robot docente, cuyo nombre es Xiaomei ‒en español sería algo así como “hermosita” tal vez haciendo referencia a su cara de muñeca‒, fue capaz de finalizar satisfactoriamente su clase, para la que se apoyó con una presentación de Power Point.

Pero no creas que se mantuvo en un solo lugar, Xiaomei fue capaz de moverse alrededor de todo el salón, mientras utilizaba sus brazos articulados para gesticular, acompañando sus palabras. Éste es un hecho sin precedentes, que muy probablemente se repetirá en el futuro.

El equipo de investigadores responsable de la creación del primer profesor universitario robótico trabaja esa misma universidad y sus integrantes aseguran que Xiaomei también es capaz de interactuar, de una forma simple, con los estudiantes a los que está enseñando.

Otros casos similares en el mundo

China no es el único país en el que los robots se están comenzando a utilizar en el ámbito de la educación. Existen experiencias similares en otras regiones del mundo.

Por ejemplo, en Corea del Sur ya antes se habían utilizado robots profesores, a los que llamaron Engkey, para enseñar inglés a niños de diferentes escuelas. Sin embargo, a diferencia del caso de Xiaomei en China, estos robots no serían autónomos ya que son controlados por profesores humanos localizados en Filipinas.

Por otro lado, la Universidad de Wisconsin-Madison diseñó a Wakamaru, un robot capaz de identificar cuando los niños se distraen en clases o se sienten aburridos, de tal manera que su atención se dispersa. Así, según la información que capta de su audiencia, gracias al sensor de electroencefalograma con el que está equipado, puede modificar el tono o la intensidad con la que habla.

Finalmente, también está Saya, una robot japonesa que ha realizado trabajos de recepcionista y ha impartido clases a un grupo de alumnos. Saya tiene la capacidad de organizar varias tareas programadas y de mostrar enojo cuando el comportamiento de los alumnos no es el deseado.

Imagen cortesía de Chinanews.com, todos los derechos reservados