CityCop

Nadim Curi y Marcelo Dotti llevan adelante el proyecto CityCop, una aplicación que permite subir alertas de diferentes tipos y crear zonas de interés para evaluar los niveles de seguridad. El objetivo es crear una suerte de mapa de delitos en Montevideo en base a las denuncias de los usuarios. La aplicación se encuentra disponible para iOS en el App Store, Android en Google Play y en la web, a través del sitio: citycop.org

 

¿Cómo y cuándo surgió la idea del emprendimiento?

CitycopNació en un viaje de amigos a EEUU, realizado en agosto de 2013, se utilizaba la aplicación móvil Waze (waze.com) para navegar por el tránsito y tener información en tiempo real de lo que ocurría (embotellamientos, accidentes, policías, etc). Al utilizar esta app para conducir de un lugar a otro, se imaginó aplicar el mismo concepto para solucionar el problema de la delincuencia en América Latina y el mundo.

¿Qué objetivos tiene el servicio y a qué público apunta?

CityCop es un GPS social de alerta comunitaria, que ayuda a combatir la delincuencia para proteger a las personas de situaciones peligrosas, donde los usuarios suman fuerzas para denunciar delitos y recibir alertas en tiempo real sobre sus zonas de interés. El principal objetivo de CityCop es poder descubrir los hechos delictivos no denunciados a las autoridades, cifras que generalmente son muy altas para muchos países. Las tasas de “no denuncia” son estimadas en el entorno del 60% en promedio para los países de América Latina, pero existen países en los cuales pueden superar hasta el 80% o 90% debido a diferentes realidades.

¿Cuál ha sido la respuesta del usuario?

CityCop fue lanzada en mayo de 2014 y tuvo una enorme aceptación en Uruguay y varios países de la región, llegando a 40.000 usuarios en sus primeros 4 meses. Actualmente cuenta con 100.000 usuarios en América Latina y varios países del resto del mundo, principalmente en Uruguay, Argentina, Chile y Brasil.

¿Qué aspectos consideran fundamentales para posicionar un emprendimiento en el mercado local / internacional?

La comunicación y el marketing son los puntos más importantes para un emprendimiento que recién comienza, podes tener una buena idea pero si no sabes cómo comunicarla es muy difícil éxito. Se debe transmitir claramente a tu segmento de usuarios y/o clientes, que debe estar bien definido, cuál es la propuesta de valor, la necesidad que se busca satisfacer y cuál es el valor diferencial o el componente innovador que provee tú solución.

¿Tuvieron que capacitarse o desarrollar habilidades vinculadas con la práctica comercial o venta al momento de hacer un “Pitching” del proyecto?

Los emprendedores miembros del equipo recientemente han terminado el Máster en Gerencia de Empresas Tecnológicas (MGET) de ORT, si bien el desarrollo de estas habilidades se va perfeccionando con la práctica, teniendo en cuenta los consejos de inversores y advisors, así como también viendo “pitches” de otros proyectos y leyendo mucho al respecto.

¿Cómo definirían el recorrido que han hecho hasta ahora y en qué etapa se encuentra el emprendimiento?

La idea que se había concebido inicialmente de CityCop ha sido validada, resolviendo una necesidad existente para una base de 100.000 usuarios creciente y activa. A lo largo de este primer año de vida desde que se lanzó la aplicación, se han sumado al equipo personas capaces de llevar el emprendimiento al próximo nivel. CityCop hoy en día es principalmente utilizado en Uruguay, Argentina, Brasil y Chile. La etapa en la que se encuentra hoy en día es de crecimiento, mejora de la experiencia y fidelización de los usuarios y desarrollo del modelo de negocios. Se espera una etapa de fuerte crecimiento hacia otros países de la región como México y EEUU, con una nueva versión de la app con nuevas características como reputación de usuarios, denuncias oficiales, y nuevos tipos de reportes.

¿Qué le recomendarían a alguien que tiene una idea de negocios y quiere desarrollarla?

Lo primero es tener claro que ideas hay muchas, y una idea por sí solo no vale nada. Por lo tanto, lo mejor es compartir las ideas desde el comienzo (evitar el “miedo a que me roben la idea” muy instalado en nuestra cultura), y validarlas en forma muy temprana con los potenciales usuarios y/o clientes, sin invertir enormes cantidades de tiempo y dinero. Para esto, existen técnicas y metodologías como Lean Startup, mediante las cuales una idea puede ser validada en pocos días o inclusive horas, con cero o muy poca inversión. Una vez validada la idea, lo más importante para tener éxito es la ejecución de la misma y por lo tanto el equipo que la lleva adelante. Para esto es fundamental que en el equipo de emprendedores exista pasión por la idea y confianza, que tengan habilidades y capacidades complementarias, integrando socios e inversores con experiencia que aporten sabiduría y know-how al emprendimiento. Por último, los emprendedores deben estar preparados para fallar muchas veces, lo más temprano posible y aprender de sus errores.