Cómo hacer una presentación cautivadora

Pararse frente al público y hacer una presentación es una cosa muy complicada para aquellos que no cuentan con nada de experiencia en estos casos, o bien cuando existen problemas de timidez y para poder expresarse frente a los demás. Lo cierto es que hay situaciones en las que una presentación será necesaria para nuestro desarrollo profesional. Lo mejor para poder afrontar ese tipo de retos es tener la preparación necesaria que nos garantice que quien nos escuche se va a llevar el mensaje que queremos transmitir.

Para todos aquellos que se encuentren en esta situación, aquí les dejamos algunos consejos para hacer una buena presentación y dejar una gran impresión frente tus compañeros de clase o trabajo.

Uso de preguntas retóricas

Aunque no lo creas, hacer uso de preguntas retóricas hace lucir a una persona como que en realidad sí sabe lo que quiere transmitir. Este tipo de preguntas logran que quien te está escuchando te preste atención, y también se puede convertir en una herramienta que te puede permitir involucrar al público que te está escuchando.

No extiendas demasiado tu presentación

El tiempo es algo que debes aprovechar al máximo, y en ocasiones tal vez sea limitado; en esos casos debes procurar ser lo más claro posible y no extender demasiado tu presentación. Las ideas que desean transmitir deben ser claras: trata de ir a los puntos principales. Si tu presentación es muy extensa, al final las ideas centrales de lo que estás exponiendo se pueden perder y el mensaje que pretendías dar en un principio no llegará de forma adecuada.

La apariencia es importante

La persona quien esté al frente serás vos mismo y, por consecuencia, las miradas serán dirigidas hacia vos, por lo que es necesario mostrar una buena apariencia, con ropa limpia y adecuada para el momento. En el caso de las mujeres el maquillaje se recomienda que no sea muy cargado, algo simple pero que las haga ver bien, de igual forma con los accesorios que puedan llegar a portar.

Mantén el equilibrio

Es normal que por falta de experiencia puedas llegar a titubear un poco, y en ocasiones eso que tenías en mente puede llegar a desaparecer. Buscá una manera de solucionarlo rápidamente, sonríe y no pierdas la compostura. El uso de fichas te puede servir como un recordatorio de los puntos que debes tratar durante tu presentación.

Emplea el sentido del humor

El ponerle algo de humor al momento puede venir bien para generar un ambiente más cómodo, que además te permitirá ganar algo de confianza. Ojo, no te excedas con el humor. Recuerda que al final lo principal es que puedas brindar una presentación que esté a la altura. Tampoco uses el sentido del humor si el tema es muy importante o serio.

La práctica previa te puede ayudar

Otro consejo para hacer una presentación cautivadora es practicar un poco antes de tu presentación te puede ayudar a poner en orden tus ideas, y a estructurar lo que le querés hacer saber a la audiencia presente. Además, te servirá para sacarte un poco de presión. Podés ayudarte también gente con experiencia, viendo videos en internet de conferencias y discursos en público para lograr contar con un estilo para hablar en público.