Cómo sacarle provecho a tu hábito de procrastinar

Flikr (cc) Kelly Sue DeConnick

La procrastinación es un mal hábito al que paradójicamente se le puede sacar algo positivo para aumentar la productividad y a pesar de que normalmente leemos artículos con el fin de evitar este defecto, a continuación te daremos a conocer sus ventajas y cómo sacarle provecho.

Aunque cueste creerlo, la procrastinación no siempre es tan negativa como parece. Recordemos que hablando de productividad, todos los días empleamos cierta parte del tiempo de forma inapropiada, sin embargo, no podemos considerarnos máquinas que trabajan sin parar, es por ello que la procrastinación puede llegar a ser algo muy común en todas las personas.

¿Cómo ser un buen procrastinador?

Muchas veces procrastinamos por la costumbre de hacerlo, pero a veces lo hacemos porque nos falta cierta convicción en lo que hacemos. Sin embargo, lleva un tiempo superar estos malos hábitos, por ello, vamos a tratar de aprovechar esta debilidad perdiendo el tiempo eficientemente.

Diviértete con actividades que puedan ser útiles

Aplazar proyectos importantes para simplemente quedarte frente a la pantalla malgastando el tiempo, no suele ser una buena opción. Pero si empleas ese mismo tiempo en búsquedas divertidas que puedan resultar útiles al mismo tiempo, no sería mala idea.

Por ejemplo, si tú área es la comunicación, informática o el marketing y publicidad y te has distraído un rato en YouTube, Vimeo, Facebook u otras redes sociales, no sería una pérdida de tiempo si buscas contenido que pueda resultarte útil para tu desarrollo personal o profesional.

Si por el contrario eres de los que prefieres salir, aprovecha el tiempo y asiste a alguna actividad deportiva, artística o social en donde puedas interactuar con profesionales de tu misma área o estudiantes de último año. Siempre es bueno participar en eventos donde puedas establecer lazos de amistad con otras personas.

Malgasta el tiempo en tareas menores que tienes pendiente

Todos tenemos prioridades, y por supuesto, las asignaciones académicas son las más importantes y las que debes realizar primero. Pero si en medio de una investigación te sientes con esas ganas de distraerte un rato para “descansar”, usa ese tiempo para realizar actividades más ligeras y que igualmente ibas a realizar en algún momento, por ejemplo revisar tu correo y responder mails.

Algunos autores afirman que las personas que aplazan las cosas por lo general piensan mucho y generan ideas sin parar. Así que puedes aprovechar tu tiempo de procrastinación para generar mejores soluciones a tareas difíciles e inventarte ideas ingeniosas con el objetivo de mejorar el proyecto que tienes pendiente.

Usa tu tiempo para meditar e interpretar

¿Por qué estás procrastinando? Si te encuentras distraído, es posible que la idea en que trabajas no es la mejor o no te termina de convencer, quizás al principio pensaste que podías desarrollarla fácilmente pero ahora te falta investigar un poco más antes de continuar.

De esta forma puedes aprovechar tu tiempo, y con suerte, te servirá para descubrir un enfoque favorable.

Usa las distracciones a tu favor

Normalmente las distracciones que te impulsan a procrastinar siempre son las mismas, tal vez puede ser alguna web en particular, búsqueda de música, videos, etc. Entonces, una buena opción es aprovechar estos elementos distractores para inspirarnos y volver al trabajo.

Trata de tomar esto como un hábito al estudiar o realizar alguna investigación. Pon tu música preferida a reproducir mientras lo haces, de esta manera dejará de ser una distracción y se convertirá en parte de tu rutina para ser más productivo.