Cada vez son más las voces que aconsejan que los jóvenes recién recibidos sumen nuevos conocimientos y mayor especificidad a su perfil profesional mediante la realización de estudios de posgrado. Este fenómeno es bastante transversal a diversas carreras y áreas del conocimiento, pero hoy nos ocuparemos de la importancia que tiene el estudio de maestrías vinculadas al Derecho, la importancia de realizar estos estudios en el exterior para estar en contacto con otras realidades y de qué manera aplicar a diferentes universidades.

A través de las experiencias de cinco jóvenes profesionales del Derecho que integran la prestigiosa firma Guyer & Regules, conocemos cuáles son los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de prepararse para aplicar a una Maestría en Derecho en el exterior. 

EMILIA CADENAS

Emilia Cadenas tiene 28 años y trabaja como Abogada Asociada en Guyer & Regules. Su objetivo era trabajar durante unos años en una firma en Estados Unidos para enriquecer su formación y crecer personal y profesionalmente. Emilia sabía que para conseguir la visa de trabajo en Estados Unidos y llegar a obtener un trabajo con las características que deseaba, necesitaba estar cursando una maestría. “Con el tiempo, y a medida que avanzaba el proceso de aplicación -con preparación de cartas y ensayos-, la idea del máster se transformó en un objetivo en sí mismo”, cuenta Emilia. “Me preocupé por hacerlo con seriedad y me propuse entrar a las mejores universidades. Mi criterio para elegir las universidades a las cuales apliqué estaba basado en el perfil de la universidad y sus estudiantes, el prestigio de la institución y su ubicación geográfica”.

Los detalles hacen la diferencia

Al momento de mencionar aquellos aspectos que deberían ser tomados en cuenta por jóvenes que pretendan aplicar a un máster en el exterior, Emilia sugiere que el postulante se tome un mínimo de seis meses para preparar la aplicación. También destaca la importancia de ser metódico en el proceso, respetando todas las etapas y fechas de entrega y cuidando los detalles y formalidades. Por último, recomienda aplicar a no menos de tres universidades y confiar en los méritos propios, sin dejar de ser honesto con uno mismo y sus posibilidades.

Nueva normalidad

La maestría de Emilia en Harvard Law School se vio interrumpida por el COVID-19 y debió volver a Uruguay. Si bien esta situación le impidió disfrutar de su experiencia académica de la mejor manera, ella está convencida de que su crecimiento personal se vio potenciado durante la pandemia. “Tuve que manejar situaciones inesperadas, frustraciones, amigarme con la incertidumbre y fortalecer la capacidad de adaptación así como la versatilidad”.

GUZMÁN RODRÍGUEZ

Guzmán Rodríguez tiene 33 años e integra el equipo de Guyer & Regules, donde se desempeña como Abogado Asociado. Para Guzmán, la realización de una maestría era una oportunidad para acceder a un mundo académico del que deseaba ser parte. “Quería salir al mundo y disfrutar de una experiencia académica de tiempo completo y desafiante. Disfruto mucho el conocimiento. Me gustan las ideas. También me intrigaba mucho conocer estudiantes de todo el mundo. Vivir la experiencia con ellos, la cotidianeidad, los desafíos, los logros”.

Cómo redactar una postulación para EEUU

A la hora de escribir una postulación para Harvard Law School, Guzmán recomienda destacar logros por encima de cualidades, pensando en que los evaluadores de ese país aprecian los datos objetivos. “Nosotros decimos cosas como ‘soy proactivo’, ‘me comprometo con el trabajo’, ‘soy analítico’. Eso es incomprobable para ellos y no tiene mayor valor. En su lugar, quieren conocer logros concretos, datos objetivos de esos logros y cómo se comparan con los logros de otras personas. Es algo bastante agresivo ante nuestros ojos, pero es fundamental darles la información de esa forma”.

Contactos con criterio

Una noción bastante repetida es que estudiar en el exterior puede potenciar la red de contactos de una persona. Si bien Guzmán está de acuerdo en que esto es importante, sostiene que una maestría no es la única forma de generar una red de contactos y a veces lo más importante es preguntarse “¿contactos para qué?”. “Muchas veces hay quienes quieren conocer personas y tener contactos, pero no saben lo que quieren hacer en su vida. Entonces tampoco suma mucho. Cada vez pienso menos en hacer contactos y más en qué quiero hacer y ver qué personas comparten esos intereses, esas inquietudes. Así también se hacen contactos pero por consecuencia, de forma más natural”.

MATEO NOSEDA

Mateo Noseda tiene 27 años y trabaja como Abogado Asociado en Guyer & Regules. Decidió hacer una maestría en New York University porque quería darle un valor agregado a su carrera, profundizar y modernizar su conocimiento jurídico, mejorar el inglés legal y generar una red de contactos de su profesión en el exterior.

Cómo elegir universidades

“El primer paso para postularse a una maestría en el exterior es investigar los programas de las distintas universidades y decidir a cuáles aplicar”, comenta Mateo. “No solo el prestigio de la universidad es importante sino también el programa que ofrece. Algunas universidades son mejores en determinadas áreas del Derecho y ofrecen programas especializados que otras no. Algunas universidades ofrecen mejores becas que otras. Algunos programas son más grandes en términos de estudiantes admitidos (hay maestrías de 20 estudiantes hasta maestrías de 400). Por eso, hacer un buen trabajo de investigación, considerando las prioridades de cada uno, es muy importante”.

Destacar entre muchos

A la hora de producir los documentos de postulación, Mateo sostiene que los más importantes son: la carta de motivación (personal statement en inglés) y las cartas de recomendación. “En la carta de motivación es importante salir de los lugares comunes, y mostrar cosas que nos distingan de otros candidatos”, aconseja Mateo. “Para las cartas de recomendación, uno debe elegir a personas que conozcan su trabajo o rendimiento académico de primera mano y que puedan hablar con propiedad. Si enviamos más de una carta de recomendación, es recomendable que sean de personas de distinto perfil o que nos conozcan de distintos ámbitos”.

JAVIER NAPOLEONE

Javier Napoleone es Abogado Asociado en Guyer & Regules, siempre sintió un interés por la idea de estudiar en el exterior y lo hizo en Columbia University. Su área de especialización es Derecho Corporativo, por lo que, a la hora de buscar universidades para realizar su maestría, priorizó instituciones educativas que tuvieran un perfil asociado con esa rama de la actividad profesional.

Conocer otras experiencias

Javier sugiere que los jóvenes que quieran aplicar a un estudio de posgrado en el exterior se contacten con personas que hayan hecho un máster en otro país. “Ni siquiera es necesario hablar con alguien que haya hecho la misma maestría para la que uno se está postulando. Yo que hice un Máster en Derecho me sentiría cómodo hablando con cualquier persona que esté a punto de realizar otro tipo de maestría porque el desafío de tener que aplicar, reunir todos los documentos, conseguir las cartas de recomendación, escribir la carta de presentación, son todos desafíos que supe atravesar y puedo contribuir a aclararle dudas a una persona que está atravesando el mismo proceso”.

Una nueva perspectiva

Al momento de explicar de qué manera capitalizó su experiencia, Javier responde que haber cursado un máster en el exterior le dio una manera distinta de ver las cosas. “Eso se da en un primer lugar por la interacción con gente de todas partes del mundo, el conocimiento de culturas diversas y el contacto con la cultura del país en el que uno está realizando la maestría. Paralelamente, uno va adquiriendo una serie de herramientas que le permiten pararse de manera distinta ante nuevos casos o transacciones”.

SANTIAGO THEODULOZ

Santiago Theoduloz integra el equipo de Guyer & Regules en el puesto de Abogado Asociado. Haber hecho una maestría en Queen Mary, University of London, fue una experiencia inédita para él. “Algo que uno suele escuchar comúnmente es que lo que se aprende en otro país en materia de Derecho no tiene tanta aplicación dentro de Uruguay”, comenta Santiago. “Pero eso es bastante relativo, porque cuando uno tiene este tipo de experiencias busca enfocarse en el área de estudio que le va a servir no sólo para el ejercicio de la profesión en Uruguay sino para contar con mayores elementos al trabajar con clientes del exterior”.

Nuevos códigos para un nuevo mundo

Al momento de aplicar, Santiago recomienda comenzar a prepararse con un año de antelación. “Es un proceso al que como uruguayos no estamos acostumbrados, porque cuando queremos estudiar una carrera, vamos y lo hacemos. Allá es necesario aplicar, se necesitan cartas de recomendación que además tienen un formato distinto al que conocemos en Uruguay. Quizás si un uruguayo las lee, pueden parecerle un poco exageradas y que pintan al estudiante como el mejor del mundo. Pero el caso es que el cometido de estas cartas es llamar la atención, brindar ciertos detalles que marquen una diferencia. Algo similar pasa con el denominado personal statement, una carta que explica por qué la persona desea estudiar allí. Los evaluadores leen cientos o miles de aplicaciones, entonces se hace preciso buscar ciertas palabras o frases que no se olviden fácilmente. ¿Cómo hacer esto? Priorizando la forma de escribir, potenciando la frase inicial, trazando una historia de vida. En mi caso, recurrí a mi historia familiar, por qué decidí ser abogado, cómo es la profesión en Uruguay y el desafío de querer irme a estudiar tan lejos de casa, algo que había sido un plan de vida desde que era chico”.

Un cambio de vida

Santiago asegura que haber realizado esta maestría es la experiencia personal más fuerte de toda su vida. “Uno vuelve mucho más maduro porque no es sólo irse a estudiar; es vivir solo, lejos de tu casa y conocer profesionales con tus mismos objetivos y de muchas partes del mundo. También son importantes las puertas que se van abriendo como resultado de la maestría. Yo tuve la oportunidad de trabajar en un estudio de abogados en Londres, algo muy distinto a lo que hacemos los abogados en Uruguay”.