Contenido promovido por www.smarttalent.uy

David Cuartielles es un ingeniero y programador especializado en temas de educación y desarrollo de productos. Es uno de los fundadores de Arduino, una revolucionaria plataforma open source y open hardware que permite a miles de usuarios acceder a placas para construir dispositivos digitales para diversas funciones. Al tratarse de hardware abierto, los usuarios pueden acceder a información y conocimientos técnicos que les permiten construir copias o productos similares. La compañía ha crecido muchísimo desde su fundación en 2005 y ha ganado numerosos premios y reconocimientos internacionales por su rol como elemento democratizador en el acceso a la tecnología. En esta entrevista, David habla acerca de los pormenores de manejar una empresa y un producto libre como Arduino, los efectos de la automatización, así como el presente y futuro de IoT (Internet of Things).

Si bien nació en Zaragoza en 1974, se mudó a Alemania cuando era niño y luego a Suecia, donde reside actualmente. Le interesa reformar la educación a través de instancias que faciliten la colaboración, el ensayo con herramientas tecnológicas y la prueba de ideas en la práctica. Esto no es casualidad. Desde muy pequeño, David manifestaba un fuerte interés por temas vinculados con la tecnología. A los 5 años hizo explotar los fusibles del apartamento de sus padres cuando intentaba dar sus primeros pasos como “inventor”, profesión con la que se sentía identificado por aquel entonces. Con 9 años tuvo su primera computadora y a esa edad comenzó a programar. Todo esto que puede sonar anecdótico es esencial, porque despertó en él una fuerte convicción: que con la tecnología se podía cambiar la realidad. Actualmente, y tanto desde Arduino como en su rol de investigador académico, David busca estirar un poco los límites de lo posible.

(cc) Flickr – Tomi Knuutila

¿Cómo se dio el proceso de creación de Arduino? ¿Cuáles eran las expectativas en su momento inicial?

Nuestras expectativas iniciales eran hacer unas 100 placas para los alumnos. Terminamos haciendo 300. En aquel momento, yo tenía 15 alumnos. Mi razonamiento era que, al tener 15 alumnos por año, 150 placas me bastarían para 10 años. No me di cuenta de lo equivocado que estaba. Ahora tengo muchos más alumnos y 150 placas Arduino sólo en mi armario. Sinceramente, no nos dimos cuenta del alcance que podría tener y constituimos Arduino como un grupo de trabajo limitado. Progresivamente, vimos que había más gente interesada y creamos una wiki, el número de usuarios aumentó y creamos un foro. Luego, vimos que había mucha gente que si bien no quería colaborar con el proyecto, quería saber de qué se trataba, entonces creamos un blog.

¿Cómo llegaron a constituirse como empresa?

Para el año 2010, habíamos ganado muy poco dinero, principalmente por royalties correspondientes a la venta de cada placa. Con ese dinero lo que hicimos fue invitar a la gente que participaba en el desarrollo y la comunidad de Arduino a venir a Nueva York y hablar del proyecto durante 3 días. Allí surgió la idea de hacer una empresa y creamos la primera empresa de Arduino en 2011. La gente insistió que para que funcionara como proyecto y creciera, era necesario que tuviera algún tipo de realización. Y obviamente, nadie te regala dinero para que hagas circuitos electrónicos. Así como se entiende que el software libre necesita de donaciones para existir, nadie piensa de la misma forma respecto al hardware libre porque alguien tiene que pagar para fabricarlo. Y cuando nosotros comenzamos, los modelos de cofinanciación no existían. Arduino actualmente es el mayor comprador de la familia Atmega (*) del mundo y cuando te conviertes en ese tipo de cliente, tampoco te quieren perder. No te van a regalar los procesadores. Te hacen un descuento y ya. Por eso, con los objetos físicos es muy difícil que un hardware sea libre como en “gratis”.

(*) Atmega hace referencia a la familia AVR de microcontroladores desarrollados por la empresa estadounidese Atmel. Éstos son reconocidos mundialmente gracias a su simple diseño y las facilidades que presentan para la programación.

¿Cuáles fueron las razones que motivaron a que Arduino sea Open Source?

Las razones estaban alineadas con crear un sistema que sirviera para la educación y pudiera darles seguridad a educadores y centros educativos de que tendrían acceso a un equipo que en caso de que su fabricante desapareciera, habría otros fabricantes. Actualmente, los centros educativos invierten mucho dinero en equipos, pero a la hora de la verdad si la empresa mañana desaparece, se quedan sin la posibilidad de repararlo. Sin embargo, si lo haces libre, siempre existirá la forma de seguir fabricando. Luego hay razones políticas y de corte más personal. Yo, por ejemplo, me prometí que jamás trabajaría en un proyecto de estas características que no fuera libre. Mis horas de trabajo me las pagaba la Universidad de Malmö y a mi socio, otra universidad. De manera que nos interesaba que el contenido, la forma de hacerlo estuviera accesible a la gente.

¿Es sostenible una empresa cuyos productos pueden ser libremente copiados por la competencia?

La única limitación en ganar dinero está en los márgenes que tenga una empresa, no en que su producto sea libre o no. Tener una ganancia mayor o menor es lo que te da beneficios. Cuando las empresas copian no tienen el problema del retorno de inversión porque lo único que hacen es comprar material, fabricar y tienen la garantía de que el diseño va a funcionar. Lo que una compañía como Arduino puede hacer es modificar el discurso hacia la comunidad de usuarios, diciendo que el original vale más que la copia por determinadas razones. Hay gente que lo entiende y en lugar de pagar 12 por la copia, paga 20 por el original, obteniendo además soporte para que otras personas lo tengan por menos precio y que el software sea gratis. La gente está entendiendo esas razones y a Arduino le está funcionando. La gente siempre me pregunta si hacemos mucho dinero y la verdad es que no, porque reinvertimos todo lo que ganamos. En parte, en hacer que nuestros trabajadores ganen mejor. Tenemos gente que lleva 10 años trabajando con Arduino y cobran lo que es justo, pero también trabajan en un proyecto que les ilusiona.

¿Cómo es la relación de Arduino con las empresas que clonan sus productos?

En algunos casos es a través de abogados para decirles que no clonen los productos. Nosotros distinguimos entre productos derivados y clones. Un producto derivado es cuando alguien toma el diseño, quita el logotipo, hace pequeñas o grandes modificaciones y lo saca. Para eso están las licencias libres, para que no exista ningún tipo de interacción entre el que copia y el original. La licencia legaliza ese intercambio y establece la forma en que puedes copiar el producto. Los clones son otra historia porque intentan meterle al cliente final una copia casi idéntica del original. Como su retorno de inversión es más pequeño, la gente compra más barato, pero también compra peor calidad. Hace un tiempo fui a un mercadillo de productos de electrónica en México. Cuando me acerqué a un puesto y pregunté por los Arduinos me dijeron “tenemos el original a 650 pesos, una copia a 450 pesos que funciona igualito que el original y por último, tenemos éste que es la calidad del clon” -así le llamaban- “y vale 150 pesos, pero a veces no funciona”. Te lo dicen ya cuando lo compras y es verdad, uno de cada 10 no funciona. Nosotros estamos en contra de los fabricantes de ese tipo de clones. Los buscamos de forma legal y les atacamos donde duele, cortándoles las líneas de distribución. Hablamos con Amazon, con eBay y tenemos abogados que se encargan de estar al tanto. Pero nosotros somos una empresa de software y hardware libre. Este mismo problema lo tienen importantes marcas de moda a quienes les copian sus productos. Y nosotros gastamos lo mismo que ellos en abogados. La diferencia es que no gastamos nada en patentes.

¿Cómo han logrado generar una comunidad de usuarios tan fuerte a nivel mundial?

La comunidad es mérito de la comunidad en sí misma. Nosotros brindamos las herramientas de comunicación a disposición de los usuarios y ellos hicieron el resto. Surgieron sinergias y funcionó bastante bien. Lo que sí sucede es que cuando tienes un foro, debes ser parte de él. Yo tenía 3 o 4 personajes en el foro y me hacía preguntas a mí mismo y las respondía con otro personaje distinto para motivar a que la gente se comunicara. Durante 6 años, pasaba 4 horas diarias en el foro. Eso llevó a que otra gente se apuntase para ser moderador, ayudante, etc. Una vez que el foro creció bastante, yo pude retirarme y dejar que lo lleve sólo la comunidad. Lo que sí nos hemos dado cuenta es que el foro funciona con una población demográfica determinada, principalmente personas de 25 años en adelante. Pero la gente de 15 años no entra al foro casi nunca y para atraer a este público estamos trabajando con la comunidad gamer Discord y los administradores son dos chavales de 15 y 16 años.

(cc) Flickr – Scott Brown

¿Cómo ha impactado la comunidad de usuarios de Arduino en la forma de crear tecnologías?

La interacción es del 100%. Es decir, si un usuario tiene el software de Arduino y descubre que le gustaría que existiera una función determinada que es posible implementar de una forma limpia y que sea generalizable, es seguro que se va a aceptar. Por supuesto que si alguien nota un bug, éste es corregido para el siguiente release con el nombre del usuario que lo descubrió en los créditos. Aceptar features es otra historia, pero también se hace. Por ejemplo, el sistema de traducción a varios idiomas es de un japonés. Creo que nuestro rol es aceptar las propuestas y amplificarlas para que más gente participe. En cuanto al hardware, es completamente diferente. Porque si bien es muy fácil hacer una placa, lo complicado es hacer 5.000 al día. A veces un usuario pide que un conector esté en un lugar diferente y el nicho para ese producto son 100 placas por año. Y cambiar todas las máquinas para fabricar 100 al año en lugar de 5.000 al día es muy difícil. Pero para eso está el hardware libre que permite que esa persona se pueda hacer su copia con el conector que quiera donde quiera. No hay un debate abierto con la comunidad para diseñar hardware, pero sí un canal para recibir todo tipo de quejas o propuestas de mejora.

Si tuvieras la posibilidad de prever el futuro inmediato, ¿cómo te imaginas el impacto de las tecnologías en la vida de las personas, en el desarrollo empresarial y en la educación durante los próximos 5 años?

Creo que vamos a tener que automatizar procesos porque es una forma de optimizar costos y democratizar el acceso al resultado final del proceso de fabricación. Eso obviamente va a hacer que los trabajos maquinales los hagan las máquinas y no las personas. Como resultado, empresas que antes hacían un producto A, ahora van a poder hacer un producto A, B, C y D. Yo en lugar de analizarlo como que las máquinas le quitarán el trabajo a las personas, entiendo que habrá cada vez más capacidad de realizar productos personalizados y variables, y que el trabajo será cada vez más humano. Por supuesto que habrá trabajos que probablemente desaparezcan, pero otros se crearán. Ser flexible va a dejar de ser una cualidad para convertirse en una necesidad. En Arduino Educación, una empresa que yo manejo, tenemos 16 empleados y cuando cambiamos un proceso, el trabajo que hacía una persona ya no tiene sentido, de manera que debe reinventarse y hacer algo diferente. Y nosotros trabajamos con contenido y con Software, así que imagínate. Antes las personas estudiaban algo y trabajaban de eso toda su vida. Ahora no es así. Y yo veo como algo positivo que la gente tenga la oportunidad de cambiar su educación varias veces, tomando un curso de un año en una universidad y haciendo algo un poco diferente a lo que hacía antes.

¿Qué hace falta para que IOT sea utilizado masivamente en oficinas, hogares y la vida cotidiana?

Ya está siendo usado masivamente, pero la gente no lo sabe. Todo el mundo lleva un teléfono móvil en el bolsillo que esencialmente es un sistema de sensores que va capturando información y la comparte en diferentes bases de datos y te da información de tu entorno. Lo que la gente se imagina es que van a tener muchos sensores dentro del hogar y esas cosas. Yo me pregunto si tiene sentido monitorear la temperatura en cada habitación de una casa. A lo mejor te interesa que un cuarto no esté muy caliente, pero ¿vale la pena tener un termómetro digital conectado a un ordenador o es mejor tener un termómetro de mercurio que vale una fracción del anterior y lo puedes ir a ver en cualquier momento? Tenemos claro que queremos que la tecnología sea más conveniente, ¿pero para quién? ¿Para el usuario o para las empresas? Porque si esto va a consistir en tomar a los usuarios para hacer negocios sobre ellos, seguramente llegue el momento en que el consumidor diga “No, mira, eso no me viene bien. Mejor no te doy mis datos”. Creo que IoT va a tomar una forma determinada y diferente de la actual. Las preguntas serán del tipo más ético, sobre privacidad, discriminación a través de los datos y cosas por el estilo.