¿El alcohol aumenta la creatividad?

foto de David Brown bajo licencia Creative Commons

En el caso de que alguna vez te hayas preguntado por qué el alcohol y la vida universitaria hacen tan buena pareja… Un estudio publicado recientemente en Consciousness and Cognition (publicación científica internacional de psicología) reveló que el alcohol mejora el rendimiento mental en algunas actividades. Esta conclusión se basó en un estudio hecho en hombres de entre 21 y 30 años, a los que se les pidió que realizaran distintos tipos de ejercicios verbales (ej. unir palabras, encontrar sinónimos).

Los hombres fueron separados en dos grupos: a un grupo se les pidió que tomaran vodka hasta llevar el nivel de alcohol en sangre a 0.75 gramos por litro (el límite legal en Uruguay es 0.3, a partir del cual una persona es considerada legalmente intoxicada, en Chile también, en Argentina es 0.5, y en México, 0.8); el otro grupo se mantuvo sobrio. Como resultado, los hombres que ingirieron alcohol resolvieron más problemas que los hombres sobrios, y lo hicieron más rápido: el primer grupo demoró un promedio de 11,5 segundos para resolver los problemas, mientras que el segundo promedió en 15,2 segundos; y el primer grupo resolvió un total de 9 problemas en 20, contra 6 del segundo grupo.

El estudio aclara, sin embargo, que mientras el alcohol mejora el desempeño mental en algunas actividades, lo inhibe en otras: puede resultar productivo para resolver problemas de una manera nueva y creativa, vale decir, no prevista; pero es claramente contraproducente a la hora de realizar otro tipo de tareas, puesto que altera la capacidad de concentración y el sentido de la equivocación, ya que inhibe las señales cerebrales se encargan de alertar cuando uno está a punto de cometer un error.

Sobre esta cuestión, consultamos a la psicóloga Fernanda Giamberini, quien nos expresó: “Lo que hace el alcohol en sí es bajar las barreras de la represión, es decir, desinhibir. Pero decir que aumenta la creatividad me parece muy fuerte como concepto, ya que fomentaría el consumo de alcohol y quizás la gente creería que tomando alcohol puede ser más creativa, cuando en realidad no es así. El alcohol en realidad no potencia la creatividad, simplemente “deja salir” una creatividad que ya existe, porque baja las barreras de la represión”.

Por otro lado, está claro que cada cuerpo reacciona distinto al alcohol: no se trata solamente de altura y peso, sino de alimentación y horas de sueño. En definitiva, nadie se conoce mejor que uno mismo. Por eso, si bien no te recomendamos realizar actividades que, bajo los efectos del alcohol, puedan poner en peligro tu vida o la de los demás (ni hablar de manejar), en el caso de que quieras probar alguna bebida espirituosa antes de resolver un ejercicio o como previa para tu próxima reunión de estudios, acá te recomendamos dos tragos que podés hacer vos mismo.

¡Salud!