EL DEPORTE UNIVERSITARIO EN URUGUAY

Su principal objetivo es complementar la formación profesional integrando los valores del deporte a la vida de los universitarios. Actualmente tiene una convocatoria de casi 3.500 jóvenes al año compitiendo en torneos internos y/o representando a su universidad en campeonatos locales e internacionales. Acerca de los valores, las competencias, la falta de infraestructura y la importancia de la integración entre todas las universidades, hablamos con Marcelo Palumbo, Director de Deportes del Servicio Central de Bienestar Universitario de la Universidad de la República, Raúl Guerra, Director de la Secretaría de Deportes de la Universidad de Montevideo, Mario Matalonga, Coordinador de Actividades Sociales y Deportivas de la Universidad ORT Uruguay y José Cotelo, Coordinador del Sector Deporte y Recreación de la Universidad Católica.

 

Deportistas

La participación de hombres y mujeres es equilibrada entre las diferentes disciplinas que van desde Basquetbol, Futsal, Voley, Handball, Fútbol, Hockey, Natación y Tenis, hasta Tai Chi y Capoeira. Entre ellos se pueden encontrar chicos que recién llegan a la universidad o egresados que continúan su vínculo con la institución a través del deporte. En la mayoría de los casos realizan deporte desde la niñez y actualmente entrenan entre 3 y 7 horas por semana.

La integración entre estudiantes de diferentes carreras y diferentes universidades, el trabajo en equipo y el reforzar los vínculos entre compañeros, son los aspectos del Deporte Universitario que más destacan. Además de los valores de crecimiento y respeto que ya traen consigo las competencias deportivas.

 

 Convocatoria

Universidad de la República: 2.000 personas entre estudiantes, trabajadores y egresados.

Universidad ORT: 690 estudiantes participan en todas las actividades y 150 deportistas en los planteles.

Universidad Católica: 600 estudiantes, aproximadamente un 8% de los alumnos de grado.

Universidad de Montevideo: 250 estudiantes, aproximadamente un 10% de los alumnos de grado.

 

Infraestructura

Si bien no es determinante, la falta de infraestructura y disponibilidad de horarios son factores que inciden para que los estudiantes se integren o no a las actividades deportivas de cada universidad. Actualmente ninguna de las universidades de Uruguay cuenta con infraestructura deportiva propia y todas sus actividades se desarrollan en gimnasios y canchas alquiladas, intentando acomodar los horarios a las posibilidades de los estudiantes. Respecto a esto todos los vinculados al deporte universitario coinciden en que si existiera infraestructura, habría más universitarios haciendo deporte y representando a las instituciones.

Según Raúl Guerra este es un debe que tienen todas las universidades: “El tema es que la mayoría de las universidades son muy jóvenes aún como para poder asimilar que se necesita infraestructura propia para que el deporte crezca, si bien hoy todas hacen el esfuerzo y dedican rubros para alquilar espacios deportivos, yo personalmente creo que no es lo mismo. No se logra la identidad y el sentido de pertenencia que se tiene cuando se practica el deporte dentro de una institución, es un proceso que va a llevar un tiempo pero tarde o temprano se va a dar. Pasó en los colegios, cuando se plantearon tener campus deportivos, la mitad no lo tenían y algunos decían que no sabían si realmente iba a resultar redituable, hoy por hoy el colegio que no tiene un campus deportivo prácticamente no compite en el mercado. Con las universidades tarde o temprano va a pasar lo mismo, el día que una universidad logre tener infraestructura propia las otras por un tema de competitividad van a tener que ofrecer lo mismo y eso nos va a llevar a todos a crecer”.

Por su parte, Marcelo Palumbo considera que si bien la UdelaR no cuenta con infraestructura deportiva es positivo contar con la posibilidad y los medios para utilizar, a través de convenios, las instalaciones que se encuentren en desuso en los horarios que los universitarios lo requieren, por ejemplo los gimnasios de secundaria que quedan libres entre las 18 y las 20hs.

“Desde el punto de vista de ORT Uruguay nos faltaría tener un gimnasio”, afirmó Matalonga. “Eso sería lo ideal para poder entrenar y para mejorar el sentido de pertenencia de todos hacia la institución. Desde mi punto de vista el campus como se entiende en las grandes universidades, sobre todo americanas, no nos sirve, al menos a ORT Uruguay ya que la mayoría de los deportes que desarrollamos pueden llevarse adelante en un gimnasio”. Matalonga también opinó acerca de la falta de horas para entrenar:”No tengo horas, estoy muy restringido. Los horarios se concentran después de las 19hs. y hay gente que viene a esa hora a estudiar, los que forman parte de los planteles no sé cómo hacen, muchas veces van a una sola practica y le avisan al técnico. Si hubiera otra infraestructura tendríamos mucha más gente haciendo algún deporte”.

El valor de la integración

No son muchos los campeonatos en los que intervienen todas las universidades, tal vez el más representativo sea el Polideportivo Universitario que se realiza en Colonia en el mes de abril, está organizado por la UM y ya lleva 10 años con la participación de las universidades privadas, y en las últimas 2 ediciones contó con la participación de equipos de la UdelaR.

“La integración de las universidades es fundamental, porque el deporte funciona si uno tiene con quien participar y con quien jugar, como dice el viejo dicho: contra los que jugamos no son rivales sino que son compañeros de juego. Y a nivel universitario nosotros lo estamos sintiendo realmente así”. Aseguró Guerra a propósito de la integración de la UdelaR al Polideportivo y de la invitación que se realizó este año por primera vez para que las universidades privadas participen en los juegos de primavera, un evento que tradicionalmente era solo para estudiantes de la UdelaR. “Se han dado cuenta que en las universidades privadas estamos abiertos a la participación y que por encima de barreras ideológicas o de conceptos de lo privado o lo público, en el tema del deporte se habla el mismo idioma” afirmó.

Marcelo Palumbo opinó que: “La integración es importante para el crecimiento de los grupos en general y de los individuos en particular, en la búsqueda de la complementación para obtener mejores estudiantes y mejores personas” En el mismo sentido José Cotelo agregó:”El Intercambio cultural y el hecho de realizar un viaje en cada disciplina deportiva tiene el efecto de generar pertenencia, identidad y unir los grupos”.

Pero la integración no solo genera que haya más equipos en las competencias, sino que es una muestra de que las universidades en Uruguay necesitan aunar esfuerzos para que el Deporte Universitario tome relevancia en el país. Si nos comparamos con otros países de la región, según Palumbo, estamos sumamente retrasados. “No existe una organización que nuclee los esfuerzos de las diferentes universidades en pos del Deporte Universitario por el Deporte Universitario en sí. Lo que hay actualmente son esfuerzos individuales y propuestas segmentarizadas”. Para Guerra en la integración de la UdelaR puede estar el futuro del Deporte Universitario: “En la medida que universitarios, universidades y el gobierno de turno se encaminen en una misma línea, en un futuro no muy lejano podríamos tener alguna liga de todo el año, porque gente hay, ganas hay, y creo que lo único que falta es ajustar algunos detalles del funcionamiento y de las políticas deportivas”.