El diseño no pasa de moda – Mónica Zanocchi

La moda en Uruguay vive su mejor momento. La última edición del Itaú MoWeek contó con un público de 12.000 personas y logró ventas por un monto aproximado de 10 millones de pesos (unos 370.000 dólares). Sumado a esto, y quizás más importante, las marcas independientes continúan sorprendiendo con nuevas propuestas y actualmente, cuentan con vías de internacionalización para su distribución. Hablamos con Mónica Zanocchi (periodista especializada en moda y co-fundadora del espacio BlogCouture), que desde mediados de 2007, se convirtió en una voz característica en materia de arte y diseño de indumentaria en Uruguay y la región.

Acompañar el crecimiento de la moda en Uruguay

En relación al diseño de moda en Uruguay, Mónica habla de un crecimiento exponencial desde 2007 a la fecha, dentro del cual menciona aspectos clave, como el surgimiento del evento Itau MoWeek y la fundación de la Escuela de Diseño de Pablo Giménez.

Monica_youngfree“Cuando MoWeek empezó en el año 2010, acompañó un momento de efervescencia que el diseño de indumentaria estaba viviendo en Uruguay, que venía de antes incluso.Carina Martínez, la Directora de MoWeek, veía que había un número importante de egresados de carreras de diseño, y se propuso generar una plataforma para que el talento uruguayo tuviera un lugar para presentar sus propuestas. También se estaba gestando una cultura de emprendedurismo que acompañó ese proceso. El evento ayudó a que a través de las últimas ediciones, el público entendiera que existía una oportunidad real para los diseñadores. Nosotras propusimos empezar con la modalidad de showrooms en MoWeek y durante la primera edición, contamos con el apoyo de DINAPYME e hicimos una inversión, porque notábamos que había varias marcas con buenos productos que no encontraban un lugar donde comercializarlos”.

MoWeek: una opción real de consumo

Cuando MoWeek empezó en 2010 había 7 showrooms. En esta última edición 2015, hubo 70 y se vendieron 10 millones de pesos en los 3 días, duplicando el monto de la edición anterior, que había sido de 5 millones.

“Eso es lo que más prueba el crecimiento, no sólo la cantidad de marcas independientes que cada vez, tienen mejores propuestas, sino que el público ve en MoWeek una opción de consumo. Esto es real. Dejan de comprar en otros lugares para consumir productos de diseño nacional independiente”.

Los showrooms están conformados por marcas independientes de diseñadores con una fuerte pasión y formación técnica. “Sin tener muchas oportunidades de insertarse en el mercado laboral, deciden generar su propio emprendimiento y entrar en un proceso que es bastante complicado en Uruguay. Sin embargo, hay gente que lo está logrando y hoy, se puede ver que es una posibilidad real de generar algo sustentable si se hacen las cosas bien”.

Pasarela MoWeek

“La pasarela siempre ha sido un espacio difícil de comercializar dentro del evento” afirma Mónica. “Porque para estar ahí es necesario hacer una inversión que tiene fines de comunicación, no como en los showrooms, que las marcas invierten y tienen un retorno inmediato. Desde MoWeek se ha hecho una inversión muy importante para que la pasarela tenga un muy buen nivel, y aún así, cuesta que las marcas que pueden invertir vean esto como un beneficio”.

Un negocio competitivo pero escalable

Aunque el camino tiene ciertas dificultades, todo indica que hoy más que nunca, hacer diseño de indumentaria en Uruguay como profesión es una opción posible.

“La cadena productiva se está adaptando a trabajar con marcas independientes que tienen una escala más acotada. Existe cierta escalabilidad que eventualmente, se convierte en negocio”.

Procesos de internacionalización

Mónica cree que el surgimiento de nuevas tecnologías posibilita que los diseñadores trabajen desde Uruguay para el mundo, pero para ello es necesario profesionalizar ciertos procesos. “Yo integro el comité de selección de la ANII, y creo que hoy existen herramientas que permiten cierta internacionalización al diseño nacional, como Uruguay XXI. Progresivamente, más marcas utilizan esta herramienta estatal para participar de ferias en el exterior, como Mamut que estuvo en Nueva York y París, gracias a este apoyo”.

Sin embargo, Mónica advierte que no basta sólo con ir al exterior, ya que el mundo de la moda suele ser muy competitivo.

“Es necesario tener un producto muy diferencial para que funcione internacionalmente, y que haya una construcción de marca fuerte, pero la internacionalización no se da de un día para el otro”.

Hay un caso interesante, que es el de la marca Texturable de Claudia Rosillo, que vive en Punta Rubia, pero vende en www.etsy.com y participa de ferias de moda ética. Ella vive de su trabajo y tiene una buena calidad de vida”.

Acceder a un público nuevo

Etsy es un marketplace para productos artesanales, que permite a diseñadores de todo el mundo distribuir sus productos a un público de 30 millones de potenciales compradores, a cambio de una comisión del 3,5% del precio de venta. Los ítems disponibles en Etsy se dividen en tres categorías: productos hechos a mano, objetos vintage y elementos de confección. Cada usuario accede a una página en la que puede poner a la venta un número infinito de productos. También puede asociarse con otra marca o negocio, siempre y cuando sea honesto al momento de revelar la trazabilidad de sus ítems.

Una postura ética

El 24 de abril de 2013, el derrumbe de la fábrica de Rana Plaza en Dhaka, Bangladesh, ocasionó la muerte de 1133 trabajadores. Rana Plaza producía prendas para marcas fast-fashion de alcance mundial, algunas de las cuales están instaladas en Uruguay. Como reacción a múltiples catástrofes sociales y ambientales causadas por la industria de la moda, en esa fecha, 71 países conmemoran el Fashion Revolution Day, que incita a la gente a llevar su ropa dada vuelta, mostrando la etiqueta. Es una forma de exigirle públicamente a las grandes marcas que divulguen quiénes elaboran sus productos. “Lo bueno es que en Uruguay, uno puede averiguar perfectamente quiénes son esas personas” dice Mónica. “No están trabajando en una fábrica en condiciones inhumanas. Es bueno saber que el producto uruguayo está muy alineado con la idea de trazabilidad”.

Los preferidos de Mónica / MoWeek Otoño 2015

Moweek2Rotunda

“Rotunda es una marca que hizo una inversión para tener participación tanto en pasarela como en los showrooms del último MoWeek, con lo cual logró una combinación interesante. Por un lado, la marca accedió a la venta directa pero por otro, logró adquirir visibilidad en el evento de una forma mucho más profunda. La pasarela permite generar una experiencia con el público para que éste se conecte con la marca de otra manera”.

Brönia

“Brönia es una nueva marca que apunta a un diseño atemporal y minimalista, y eso es una brisa de aire fresco. No se trata de esa cosa barroca o bohemia, sino que tiene una estética más sofisticada que apunta a productos de mejor calidad que duren en el tiempo. Ése es el mejor camino para el diseño uruguayo”.

FashionBox

“Esta marca de collares está presente en MoWeek desde hace años y es un hit del evento. Éste año, su diseñadora, Margo Baridón, decidió incorporar ropa a su propuesta. Ella es uno de los grandes talentos de Uruguay, y tiene un nivel internacional. Trabaja prendas full print de todo tipo –chaquetas, vestidos, trajes– logrando una muy buena confección”.

Moncloa

“Moncloa es una marca de tejido de punto que viene creciendo en base a la calidad y creatividad de sus propuestas. Son productos desarrollados con los mejores materiales, trabajados por tejedoras muy buenas. Las prendas muestran un carácter sustentable y sus colores vivos transmiten frescura y alegría”.

Ramona

“Al igual, que Moncloa, Ramona desarrolla prendas de tejido de punto y mantiene un enfoque ético en relación a la producción. Ramona tiene un estilo bastante lúdico y es fiel a eso. Su ropa es bastante particular y es bueno que siga por ese camino”.

 

Entrevista: Andrés Lasarte / Foto: Camila G. Jettar para Placer Gourmet Magazine