¿Elegiste la carrera correcta?

Hoy en día, identificar claramente la vocación se ha vuelto un problema común para los jóvenes. La amplia variedad de opciones existentes dificultan la decisión.

Hacer una pasantía es una buena opción para aclarar las cosas. En primer lugar, te da la posibilidad de acercarte al futuro desempeño laboral, y como consecuencia podés afirmar tu gusto por la carrera o por el contrario darte cuenta que lo que elegiste no coincide con lo que te gustaría ser. Al mismo tiempo, tener una experiencia laboral relacionada a tus estudios se ha vuelto una pieza fundamental en tu formación y un punto sumamente importante para la futura inserción en el mercado de trabajo.

Desafortunadamente, la mayoría de las carreras no ofrecen  pasantías que le permitan a los estudiantes llevar a la práctica los conocimientos adquiridos en la Universidad.

Si tu carrera no te da la posibilidad de hacer una pasantía, movete para conseguir una y adquirir la experiencia que necesitás. Existen ofertas de este tipo en varios portales de oportunidades laborales y consultoras. No es necesario que estés avanzado en la carrera para hacer una pasantía. Cuanto antes logres entender cómo se desarrolla tu profesión en el mundo laboral, mayores satisfacciones te dará el estudio, y podrás descubrir con facilidad si tu carrera está realmente alineada con tus intereses.

Por otro lado, conocer el ámbito laboral también te favorecerá a la hora de hacer la memoria de grado, que tiene como finalidad aplicar los conocimientos teóricos a un caso concreto de la vida real.

Sin lugar a dudas, además de ayudarte en los estudios, tener experiencia antes de recibirte te permite contar con una ventaja competitiva a la hora de postularte a un puesto de trabajo.

por Virginia Rainusso