Al Toque

Al Toque

1543

Kevin Natanzon y Carlos Vega son los fundadores de Al Toque, la app que cumple la función de minimercado mobile de entrega rápida. Para proveer rapidez de compra, mantiene asociaciones estratégicas con minimercados locales.

¿Cuándo aparece la posibilidad de llevar adelante este emprendimiento?

No hay un momento “eureka”, por decirlo de alguna manera. Vimos la necesidad de traer las experiencias en compras que han tenido ‘easytaxi’ o ‘pedidosya’, para llevarlas a algo cotidiano. El servicio esta orientado al usuario que no quiere ir al supermercado, que quiere las cosas ya.

¿Cuál ha sido la etapa más compleja en el proceso de concretar esta idea?

Estamos trabajando en este proyecto desde hace más de un año y si bien la aplicación no fue muy costosa, hicimos varias pruebas de concepto, incluso en cosas que nunca vieron la luz. El proceso tuvo piedras en el camino pero fuimos muy apoyados en Sinergia.

¿Cómo fueron sus inicios en Sinergia?

Comenzamos los dos primeros meses como Coworked, o sea en una mesa de escritorio, ya que inicialmente teníamos una oficina prestada y queríamos formalizarnos. La comunidad de Sinergia colaboró mucho, es un lugar donde uno puede intercambiar ideas con muchas personas aunque tenga una empresa de cinco integrantes.

¿De dónde obtuvieron la financiación inicial para comenzar?

Empezamos con nuestra plata, lo que más necesitábamos era lugar y tiempo. Cuando empezaron los gastos grandes, en tecnología y marketing, acudimos a Inversores Ángeles que son reconocidos en el ecosistema emprendedor y nos dieron una mano.

¿En qué etapa se encuentran del emprendimiento?

Estamos en la parte más temprana del proyecto. Hemos realizado una ínfima parte de todo lo que nos hemos planteado. Nos queda lo más importante, que es mantener a los usuarios activos y enganchar a los perdidos, como así también hacer nuevos clientes. Nos queda un largo trecho para decir que alcanzamos nuestros objetivos.

¿Una recomendación para quienes tienen una idea y pretenden desarrollarla?

La realidad es que uno piensa una cosa y termina siendo otra. Uno ve el producto de una forma y el usuario de otra. Pero lo más importante es sacarlo rápido, hay mucha teoría, pero siempre pasa que terminás haciéndolo hacia dónde te lleva la realidad.

¿Cómo evalúan tecnológicamente a Uruguay en estos momentos?

Empezamos a desarrollar para el mundo mobile en el 2012. En esos momentos con algunos download llegabas al top-chart del Apple Store de Uruguay. Además el mercado no hablaba de temas que hoy son básicos, el ecosistema avanzó mucho en materia de “starters”. Se dieron tres o cuatro años de avances muy vertiginosos.

COMPARTIR