Eduardo Mangarelli

El Director de Nuevas Tecnologías e Innovación para Microsoft Latinoamérica resume en sí mismo la historia de alguien que tuvo que tomar decisiones determinantes para darle un rumbo bien definido a su vida profesional.

Estudió la Licenciatura en Ingeniería de Sistemas enla Universidad ORT y tras poco tiempo de graduarse, estaba dando clases como profesor adjunto, al lado de uno de los docentes más respetados de la institución y del medio académico local.

Su actividad profesional, carisma y pasión por compartir conocimientos y experiencias en distintos ámbitos de la vida, lo llevaron a dar charlas para Microsoft en el año 2000. No fue hasta dos años más tarde, que durante una conversación por chat con Wilson Pais, se enteró de que en Microsoft estaban buscando a alguien con su perfil. En julio de ese mismo año, tras un complejo proceso, pasó a integrar la organización como Gerente de Socios de Negocios para Uruguay. En 2007 llegó a ser Gerente General de Microsoft Uruguay y este año adquirió su posición actual, de relevancia e impacto internacional, con decisiones que afectan políticas a nivel de todo el continente.

Esta es la historia de cómo entrar en una gran empresa y hacer carrera dentro de ella.  – por Andrés Lasarte.

 

DESARROLLO ACADÉMICO Y PROFESIONAL

¿Notaste en algún momento que los conocimientos teóricos y técnicos que adquiriste en la Universidad fueron complementados por otros conocimientos, adquiridos tras experiencias laborales concretas?

Pienso que los conocimientos técnicos y teóricos son muy importantes en dos sentidos. En primer lugar, por los conocimientos en sí mismos, algunos que uno termina aplicando con mucha frecuencia, otros que un día uno se da cuenta de cuán importante era tener esa base. En segundo lugar, por lo que estos conocimientos desarrollan en nosotros en materia de aprender a pensar, a razonar, a ver situaciones desde diferentes perspectivas. El desarrollo de esto último es tan fundamental enla Universidadcomo la transmisión de conocimientos.

Ahora, respondiendo concretamente a la pregunta, diría que definitivamente sí. La experiencia laboral, la práctica, la realidad, el trabajar con gente y estar abierto a aprender de cada detalle, nutre, complementa, agrega, perfecciona y enriquece lo que traemos dela Universidad.Personalmente, donde más lo noté, fue en el desarrollo de habilidades de liderazgo. Sé que es una palabra algo sobre-utilizada hoy, pero es el componente más importante de la existencia y el éxito de los equipos, empresas y organizaciones. Se puede aprender algo de cursos o libros y mucho de otros líderes, pero en serio se aprende en el ejercicio, con la gente que uno trabaja. Quiero ser claro en la diferencia entre “líder” y “jefe” o “manager”. El líder no necesita esa autoridad explícita, y ahí está buena parte del arte. Liderar se trata de principios, valores, éxito de equipo, desarrollo de las personas, toma de decisiones, saber ver oportunidades, saber afrontar los obstáculos, siempre estar abierto al feedback, comprometido a mejorar uno mismo y aprender siempre. Es un trabajo de crecimiento y aprendizaje constante.

Trabajás como profesor de Diseño de Software en la carrera de Ingeniería en Sistemas de la Universidad ORT. ¿Intentás que tus clases sean una experiencia inspiracional para tus alumnos?

Sí, y lo intento en varios sentidos. Primero, debo decir que creo que es una –si no la–materia apasionante de la carrera. ¿Por qué? Porque permite crear y aprender a pensar; vemos por primera vez cómo hacer una aplicación de software completa, y lo que vemos tiene aplicación en casi cualquier orientación dentro del software que decidan continuar. Yo trato de transmitir esa importancia y ese valor como un motivador. Una forma de lograr eso es en cada tema, en cada clase, vincularlo con situaciones de la vida real de hoy; intento relacionarlo con ejemplos tangibles conozcan los estudiantes. Esa estrategia también funciona como una buena forma de fijar ideas y conocimientos. Además, los invito por momentos a que imaginen todo lo que ellos podrían hacer con ese conocimiento. Trato de compartirles experiencias en anécdotas. Uso bastante una técnica de hacer en clase ejercicios individuales de2 a 4 minutos. Es algo que probé una vez y resultó muy bien. Es una forma de invitarlos a pensar en la resolución de algo complejo pero corto, que dada la presión del tiempo no les permite caer en distracciones; es una buena técnica para fijar conceptos.

Uno como profesor tiene la enorme responsabilidad de ser un buen ejemplo, un mal ejemplo o simplemente pasar desapercibido. Personalmente, intento ser un buen ejemplo para contribuir con la carrera y el desarrollo de los estudiantes. Espero lograrlo, y tengo claro que durante algunos semestres y con algunos grupos termino siendo más efectivo que con otros. Depende de uno y también de las características del grupo.

En tu conferencia de TEDxMontevideo 2011, hablaste de la situación que se vive actualmente de recibir información a través de diferentes medios (artículos online, webs, video-conferencias, libros) con respecto al panorama más homogéneo de 15 años atrás donde el conocimiento estaba más concentrado en los libros, con cierta rigidez académica. ¿Cómo creés que influye en las sociedades y en el proceso cognitivo de las personas este cambio?

Primero, y sin querer ser obvio en la respuesta, creo que el impacto es enorme. Me preocupan acá el impacto en la capacidad de atención, de foco en un mismo tema y el sentido de la “inmediatez”, que hace que en muchos casos las personas se queden con la primera respuesta, la obvia o la superficial, en lugar de investigar e indagar… Me preocupa la capacidad de generar preguntas y desarrollar respuestas, de tener la habilidad para resolver problemas.

Trabajaste enseñando junto a tu profesor Gastón Mousqués. Nombrame dos valores importantes que hayas aprendido con él.

El primero es la humildad y generosidad. Trabajar con un tipo brillante, con un conocimiento extraordinario y siempre actualizado, y al mismo tiempo el tipo más humilde y generoso, es un privilegio y algo de lo que espero seguir aprendiendo. El segundo, el valor de “aprender”, en todas sus dimensiones, en lo personal, en lo profesional, a través de la lectura, o de la práctica, o del error, de prestar atención a cada persona con la que trabajamos. La pasión de “aprender”, la satisfacción del enriquecimiento personal.

 

MICROSOFT

¿Cómo llegaste a Microsoft y cómo viviste tu inserción en la empresa?

Llegué casi sin querer ni planearlo. Allá por el 2000, dada mi actividad profesional y mi actividad enla Universidad, empecé a dar charlas en conferencias para Microsoft. Ahí fui conociendo gente y en 2002, hablando por chat con Wilson Pais, me dijo que estaban buscando a alguien. Luego de muchas entrevistas y una decisión compleja para mí, porque implicaba dejar el equipo que había armado en la empresa donde trabajaba, ingresé a Microsoft en julio de 2002.

De ahí en más, sinceramente el camino ha sido extraordinario. Por dos grandes cosas: primero, por las personas con las que he tenido y tengo el privilegio de trabajar y conocer; y segundo, por lo que he aprendido y crecido como profesional.

¿Cómo describirías el proceso de adaptación de un nuevo empleado a la estructura laboral dentro de Microsoft?

De las cosas que más disfruto es la contratación de alguien nuevo y el acompañamiento en su proceso inicial. Tiene un punto de contacto importante con la docencia.

Diría que los procesos de ingreso son en general muy buenos. Se requiere que quien entra aprenda a manejar esa flexibilidad y orientación a los objetivos. Es más natural para unos que para otros… El nivel de exigencia es grande y hay que estar preparado para eso. Cuando alguien nuevo entra, de lo primero que se sorprende es de toda la información y recursos a los que tiene acceso. Hay que aprender cómo aprovecharlos y sacar el máximo beneficio. Los recursos están; el resultado depende mucho de uno.

Por otra parte, una empresa tan grande y dinámica puede hacer que uno pierda rápidamente la perspectiva de la realidad y del mercado. El primer consejo que le doy a cada persona que entra a la empresa es: “mantené un ojo y un oído afuera”. Es importante mantener una cuota del “mundo real”.

¿Cuál fue el reto más importante que tuviste que afrontar dentro de la compañía?

Diría que fueron muchos y bien interesantes… es difícil elegir uno. Tomarla Gerencia Generalde Microsoft con 30 años fue un reto, no por lo interno en Microsoft, sino porque en el mercado culturalmente no estamos tan acostumbrados, tuve que trabajar mucho para ganar ciertos espacios. Aún antes que eso, tener la responsabilidad de liderar un equipo con gente en cinco países también fue un reto muy enriquecedor, aprender de las distintas culturas, de sus formas de trabajo, trabajar con mucha gente sin verlos presencialmente por un buen tiempo… se aprende mucho.

Recientemente fuiste nombrado Director de Tecnologías de Microsoft para toda Latinoamérica. ¿Qué diferencias de responsabilidad, dinámica y gestión notás entre tu actual cargo y tu anterior posición como Gerente de Microsoft en Uruguay?

El cambio es grande. Trabajar para Latinoamérica con contextos tan distintos como Brasil, México, etc. ya es un desafío súper interesante que involucra equipos distribuidos en todo el continente, diferencias culturales, distintas formas de hacer negocios y diferentes idiomas. Las decisiones que debo tomar hoy obviamente tienen más impacto, más alcance y mayor relevancia. Es un desafío muy lindo.

En mi dinámica del día a día cambia que viajo aún más que antes y que, cuando estoy en Montevideo, estoy el 95% del tiempo hablando y trabajando con una persona o con un grupo de algún otro lugar de Latinoamérica o de Estados Unidos. La tecnología aquí me permite trabajar con ellos casi como si compartiéramos oficina. Considero un privilegio poder desempeñar esta función y seguir viviendo en Uruguay, y de hecho poder mantener mi actividad como docente de ORT.

En vos se nota un carácter y un carisma importantes. ¿De qué manera estas cualidades te ayudan a desempeñar tu función?

Esta pregunta habría que hacérsela a la gente que trabaja conmigo… Sin pensar demasiado en la respuesta, creo que la gente que trabaja conmigo sabe qué puede esperar de mí. Saben que soy transparente y consistente, que acepto equivocarme y que escucho el feedback, que trabajo mucho y que cuido a la gente que trabaja conmigo.

 

PING-PONG
Un libro: How We Decide, de Jonah Lehrer.
Una película: The Dark Knight (2008)
Un sitio web: www.wired.com
Un referente: Muchos, bien terrenales y amigos.
Un lugar en el mundo: La Pedrera.
Una banda o cantante: Fito Páez.
Un videogame: PC Fútbol.
Una consola: XBOX 360.