En agosto de 2019 entrevistamos a un profesional de EY quien destacaba en ese momento el valor de ser parte de una organización que se había preparado para ser ágil en un mundo cambiante a través del trabajo de equipos multidisciplinarios y diversos, y el constante ejercicio de la innovación en todas sus áreas. El desarrollo de ese músculo hoy nos permite decir que frente a los grandes desafíos que nos ha impuesto el COVID-19, EY ha sido de las organizaciones que logró anticiparse a lo que venía y supo cómo reorganizarse rápidamente manteniendo el nivel de calidad y eficiencia en todos sus servicios.

Estar siempre un paso adelante

Para Stephanie González, integrante del Departamento de Asesoramiento Impositivo, una de las claves para poder sortear los desafíos de la pandemia fue la capacidad que tuvo la organización para anticiparse. “La organización fue muy eficaz y precavida cuando el COVID-19, apenas había llegado a Latinoamérica los socios nos reunieron en pequeños grupos para informarnos de las medidas y protocolos a seguir durante esta pandemia. Nos dieron las herramientas para que podamos hacer homeoffice y que el trabajo continuara con la misma calidad y eficiencia que hasta el momento le brindábamos a los clientes, cuidándonos y siguiendo firmemente las recomendaciones del gobierno ante la emergencia sanitaria”.

Stephanie González Departamento de Asesoramiento Impositivo

“Ser parte del equipo de colaboradores de EY es en lo personal un orgullo y lo considero como un logro en mi carrera profesional. Desde que ingresé a la firma no solo he aprendido mucho sobre la forma de trabajar de excelentes profesionales que son pilares para mi desarrollo dentro de la misma, sino también de la importancia de la calidad de los trabajos y la impecable atención y respecto hacia los clientes. En EY te sentís parte de una gran familia”.


 

Una cultura centrada en las personas

Un factor que se repite en aquellas organizaciones capaces de adaptarse rápidamente al cambio es el foco en las personas y su desarrollo. “La cultura de EY está fuertemente enfocada a sus empleados, es decir, en generar un buen ambiente de trabajo y proporcionar herramientas para el desarrollo personal”, asegura Matías Andrada, Senior del Departamento de Assurance. “Esto se puede ver reflejado en las políticas de coaching, flexibilidad horaria para los estudiantes, apoyo académico, políticas de consejeros, entre muchas otras prácticas de la empresa en Uruguay y globalmente”.

Matías Andrada
Senior / Departamento de Assurance

“Formar parte de EY significa pertenecer a un ambiente de permanente desafío, lo que genera un nivel de superación personal constante y exponencial a lo largo del tiempo. Creo que el diferencial en el mercado de EY como consultora, a la hora de optar por esta como experiencia laboral, es la excelente calidad de las relaciones entre colegas y compañeros, no solo profesional, sino también humano. Esto genera ambientes de trabajo alegres y distendidos, en donde uno puede desarrollarse más fácilmente como profesional”.


 

El aprendizaje es constante

Según Ignacio Berta, Integrante del Departamento de Assurance, este es un momento para capitalizar toda la preparación de los profesionales de EY brindando apoyo a sus clientes. “EY ha sabido sortear las dificultades logísticas que se han presentado por el COVID -19 pudiendo plantear de forma temprana y oportuna la modalidad de home office. Esto fue posible gracias al soporte tecnológico con el que cuenta la firma y los recursos con los que cuenta cada integrante. En lo que respecta al relacionamiento con los clientes, pese a la circunstancia, se continúan brindando los servicios con la misma calidad con los cuales se ha comprometido la firma”.

Ignacio Berta
Departamento de Assurance

“Como profesional y recién egresado destaco de EY el aprendizaje continuo y la posibilidad de realizar trabajos en algunas de las empresas de mayor importancia en el mercado, así como con sus principales colaboradores”.


 

Por su parte Cristine Monteiro, Manager del Departamento de Advisory, asegura que hay mucho que aprender. “Por ahora puedo destacar que la habilidad de adaptarse a nuevos procesos y a la era digital, que mucho se habla pero no siempre se vive de forma rápida y segura, es algo cada día más importante en el mundo de negocios”.

Oportunidades al alcance de todos

Cristine destaca además a la firma como un gran generador de oportunidades a nivel global, dejando al alcance de todos sus profesionales la posibilidad de planificar una carrera de clase mundial. “EY conecta a su gente con las organizaciones empresariales más grandes del mundo, permite el acceso a métodos y herramientas de vanguardia, proporciona programas de desarrollo efectivos y un plan de carrera claro, justo y motivador”.

Cristine Monteiro
Manager / Departamento de Advisory

“Ser parte de EY significa pertenecer a una red global de especialistas en diferentes áreas de capacitación, formando parte de una organización que crea oportunidades constantes de desarrollo profesional, brinda una infraestructura de alta calidad y crea las condiciones necesarias para que cada profesional genere valor a más clientes y tenga una perspectiva motivadora sobre su carrera”.


 

Ser parte de un gran equipo

“Ser parte de EY implica un gran desafío, aporta crecimiento tanto profesional como personal”, asegura Valeria Monetta, integrante del Departamento de Advisory, refiriéndose a los altos estándares de calidad que maneja la firma en sus servicios que desafían a sus profesionales a estar en constante crecimiento.  “La firma apunta siempre a la excelencia al brindar el servicio al cliente, a la mejora continua de procesos, a la aplicación de nuevas tecnologías y a la transformación constante en la cultura de las organizaciones”.

Valeria Monetta
Departamento de Advisory

“EY cuenta con una estructura organizacional que permite crecer dentro de la firma a medida que uno desarrolla habilidades y obtiene experiencia. En el caso de mi carrera (Ingeniería en Computación), al ser una carrera con foco en desarrollo, trabajar en EY me permitió visualizar y descubrir campos disponibles, como Auditoría y Consultoría de Sistemas, que no creía que podría tocar la profesión que estudio”.


 

Con más de 260.000 integrantes en oficinas de 150 países, Ernst & Young (EY) es una de las cuatro compañías de servicios profesionales más grandes del mundo. La excelencia de sus servicios es su gran diferencial, junto con la capacidad de fomentar oportunidades de desarrollo profesional para sus integrantes.