LinkedIn para principiantes

Ilustración: Hiking Artist bajo licencia Creative Commons

Cómo sacarle el máximo provecho a la red profesional por excelencia.

LinkedIn es de forma indiscutida la red profesional más usada a nivel mundial, con una interfaz específicamente diseñada para fomentar la conectividad, el intercambio profesional y el posicionamiento en el mercado laboral.

Mucha gente aún no conoce el potencial de LinkedIn como espacio y creen que se trata meramente de un currículum online. El error más común que el usuario comete es armar el perfil, colgarlo y olvidarse de que existe, cuando hay otras herramientas que pueden ser utilizadas.

Primeros pasos

El diseño de tu perfil es muy importante. Intenta respetar el formato de LinkedIn. Escribe los títulos respetando las mayúsculas para nombres de empresas, marcas y productos de cualquier tipo. También es imprescindible respetar la ortografía al máximo. Ésta es la cara que estás mostrando a nivel profesional en el medio online. Hay que cuidarla.

Experiencia

La idea es que enfoques tu experiencia profesional con cierto criterio. Se trata de mencionar experiencias laborales relevantes desde el punto de vista del trabajo que tienes o al que aspiras en el presente. Si tienes experiencia como desarrollador y además trabajaste como administrativo en una empresa, puedes incluir ambas cosas. Pero si eres ingeniero telemático y además te dedicas a dar masajes terapéuticos, las dos cosas claramente no van de la mano. Lo mismo si cuando entraste al mundo laboral tuviste un empleo de mozo o ayudante de cocina en un bar y ahora te dedicas a un rubro totalmente distinto. 

Evita las recomendaciones cruzadas

Varios consultores en recursos humanos no toman en cuenta las recomendaciones laborales entre usuarios de LinkedIn si ambos se recomendaron recíprocamente. No quieren correr el riesgo de que la recomendación sea un favor de amigos y no una muestra de capacidad real. Así que si recomiendas a un compañero de trabajo (ya sea para darle una mano o porque se lo merece), mejor no le pidas una recomendación sobre tu trabajo. En este sentido, es conveniente ver quién necesita más una recomendación: tú o él.  

Foto

Quizás parezca obvio decirlo, pero la típica foto en un boliche con amigos que pondrías como imagen de perfil en Facebook no es una opción para LinkedIn. Esto tampoco quiere decir que tengas que poner una foto de CV, pero sí es recomendable mantener cierto carácter neutral y afable. La foto tiene que mostrarte a ti; el resto de los elementos sobran.

¿Cómo contactarse con las personas?

LinkedIn sugiere que solo agregues a aquellas personas que conoces. De todas maneras, si eres parte de esta red profesional, seguramente busques acceder a gente que no conoces. Para esto, lo más recomendable es mandar mensajes privados y personalizados a aquellos nuevos contactos que te interesan.

Cómo hacer self-branding en LinkedIn

Hay varias formas. Unirte a grupos específicos que tengan que ver con tu área de trabajo y participar activamente publicando o comentando contenidos, es una manera. Cada aporte que haces es un link más a tu perfil que aparece en ese espacio. Aunque no parezca tan efectivo dicho de esta manera, es increíble cómo esto mejora tu posicionamiento en LinkedIn y la cantidad de visitas que tu perfil recibe en el correr de una semana.

Otra estrategia válida y efectiva son las publicaciones, en el caso de que tengas alguna o varias. Éstas aparecen en el inicio de LinkedIn junto a todas las actualizaciones y te dan cierta exposición. ¿Qué se entiende por “publicaciones”? Artículos que hayas escrito, entrevistas que hayas o te hayan hecho, libros técnicos en los que hayas participado con algún aporte o como autor, etc. Está bueno si tienes estos artículos en soporte online que pongas el link, así las personas pueden leerlos ahí mismo; y si están en un blog personal o web oficial, el tráfico siempre viene bien.

por Andrés Lasarte

Ilustración: Hiking Artist bajo licencia Creative Commons