L’Oréal

L’Oréal

1232

L’Oréal es una multinacional que permite a sus profesionales importantes posibilidades de aprendizaje y crecimiento. Las personas que integran la empresa trabajan a gusto en un ambiente dinámico con un fuerte foco en el trabajo en equipo. La variedad de marcas internacionales que se manejan a diario y la dinámica de trabajo que éstas exigen, hacen que el desarrollo profesional de un integrante de L’Oréal se pueda dar de forma relativamente rápida, de acuerdo a su propio esfuerzo, capacidad y expectativas.

Trabajar en una empresa líder

Viviana Cappi estudió Gerencia y Administración de Empresas en la Universidad ORT y actualmente integra la División de Productos Profesionales de L’Oréal como Gerenta de Marketing de Redken y Matrix. Viviana cree que una de las actitudes que más desarrolló dentro de la empresa es tener la capacidad para resolver todo tipo de situaciones, yendo desde lo operativo a lo estratégico. “Otras habilidades que se fueron agudizando tienen que ver con la toma de decisiones y la capacidad de trabajar en equipo, esencial para llevar proyectos adelante. Manejamos una importante variedad de marcas y cada una de ellas tiene su dinámica propia. Todas tienen un perfil distinto y llegan al consumidor a través de diferentes canales”.

Mucha experiencia en poco tiempo

La dinámica de trabajo en L’Oréal requiere lanzamientos y promociones de manera constante. Esto genera que los profesionales de la empresa adquieran mucha experiencia en poco tiempo. “Vemos todo tipo de situaciones. En un lanzamiento vamos desde el abastecimiento, al proceso de marcación de precios y del análisis de la competencia, a definir cómo vamos a encarar la distribución y comunicación del producto. Es necesario ver cada uno de estos aspectos con amplitud, lo que requiere un nivel de profesionalismo muy interesante”.

“Quizás lo más difícil para el profesional sea ir apropiándose de distintos procesos, pero una vez que eso se da, el pasaje es muy natural porque existe una forma de trabajo muy aceitada en materia de equipos. Los desafíos se dan todo el tiempo, pero creo que la mejor forma de enfrentarlos es aprovechar el potencial de cada persona para lograr los mejores resultados”.

Formación académica y profesional

Viviana tuvo en L’Oréal su primera oportunidad de trabajar con un equipo a cargo, y dice que fue una experiencia muy gratificante. “Me atrajo la idea de plantear metas en conjunto, ver cómo se iban desarrollando distintos proyectos, hacer un seguimiento, y ver cómo los planes elaborados se materializan en el mercado. Pero lo más gratificante del trabajo con personas es ver cómo se van desarrollando. L’Oréal es una empresa que valora muchísimo la formación de sus integrantes, y en particular, la formación universitaria. Una carrera le da una base al profesional para hacer frente a distintas situaciones, tomar decisiones con capacidad crítica y analítica, y también desarrolla la creatividad, que es especialmente necesaria para resolver problemas desde una óptica diferente. Y por fuera de lo estrictamente académico, L’Oréal es una organización que apuesta a la formación integral de sus profesionales día a día”.

Oportunidades en el área de sistemas

Guillermo Lozano es Técnico en Electrónica Informática egresado de la Universidad ORT, dentro de L’Oréal trabaja como arquitecto de redes para Latinoamérica. Su trabajo consiste en definir soluciones para mejorar la infraestructura de telecomunicaciones de la empresa a nivel regional para poder soportar las necesidades de negocio de la empresa que son cada día más crecientes. “La realidad local y la de otros países es muy diferente, pero es necesario que logremos estandarizar ciertos elementos a través de la creación de proyectos y la definición de soluciones”.

Guillermo entró a L’Oréal a través de una pasantía en el área de soporte. En ese momento, la empresa estaba empezando a crecer y profundizar su estructura en materia de sistemas. Poco después, comenzó a trabajar de forma efectiva en L’Oréal, lo que le permitió conciliar trabajo con estudio y tener una primera experiencia con el mundo empresarial. Este primer trabajo le facilitó el acceso de tecnología más avanzada y mayor cantidad de recursos para poder acercarse a una visión más profunda del negocio.

“Las áreas de sistemas o tecnología a veces se descuelgan un poco de las necesidades del negocio, y la gente que estudia estas carreras debería tener en cuenta que no hay que desconectarse de los requerimientos a nivel estratégico, a los que se les da soporte y una plataforma de trabajo”.

Trabajar y estudiar

“El mundo académico y teórico eventualmente se chocan contra una pared que se llama realidad” asegura Guillermo. “El contacto con la vida laboral mientras se está estudiando es necesario. Por más que uno crea que ha aprendido mucho, quizás no haya aprendido todo lo que hace falta aplicar en el mundo práctico. Yo he escuchado a docentes y catedráticos hablando de la importancia de seguir estudiando y estoy 100% de acuerdo en que hay que profesionalizarse siempre, pero no hay que descolgarse de la realidad práctica. Es necesario saber aplicar lo que uno hace a los negocios, la salud, el sector público, etc. Y para eso hace falta experiencia; saber cómo funcionan las cosas en una organización. En las carreras de sistemas se enseña mucho sobre teoría y tecnología, pero no tanto sobre negocios y los modelos teóricos en base a los cuales una organización se define”.

Seguir aprendiendo

Emiliano Reisfeld es Licenciado en Marketing en la Universidad de la Empresa y trabaja como Responsable de Marketing dentro del área de Fragancias y Helena Rubinstein. Ya había trabajado en dos empresas antes, y en 2011, decidió cambiar por L’Oréal en base al aprendizaje que podía obtener. “Un joven profesional ingrese a L’Oréal va a aprender mucho, independientemente de la posición que ocupe. Hay comunicación con otros países de América Latina, que permiten tener un feedback interesante en cuanto a distintas acciones”.

“La propia dinámica de la empresa le permite al profesional aprender a partir de la prueba y el error”, dice Emiliano. “Y como es una multinacional, las decisiones que se tomen en Uruguay deben tener una validación a nivel de la región. El carácter internacional de la organización también le da al profesional acceso a una gran cantidad de información, como la composición química exacta de los componentes de un producto, que por supuesto, es información confidencial. De la misma forma, es posible contactarse con profesionales de todas partes del mundo. Si hay un producto que se lanzó muy bien en Dubai, es posible acceder a los datos de contacto de la persona responsable de ese lanzamiento y consultarlo”.

Un balance positivo

Luego de 4 años en la empresa, Emiliano se siente más fuerte en la adquisición de competencias y conocimientos de marketing y comerciales en general.

“L’Oréal incita al joven profesional a poner en práctica lo aprendido en la universidad, pero también le brinda herramientas muy válidas a través de distintos seminarios de capacitación o la plataforma My Learning, que es como una universidad en internet en la cual los usuarios pueden acceder a cursos virtuales de áreas como contabilidad, marketing y muchas otras, en el momento que tengan disponible”.

Ser parte de un equipo

Emiliano asegura que en L’Oréal, el aprendizaje se da entre todos los integrantes. “El enfoque no es individualista. Toda la división está pendiente del desempeño de un producto puntual y analizar luego qué oportunidades se aprovecharon para llegar a un buen resultado. Generalmente, todas las divisiones lanzan un nuevo producto o promoción de forma mensual, y en esos procesos, hay un profundo trabajo de equipo, que es estimulado por la empresa desde su enfoque dinámico y orientado a la mejora continua”.

¿Querés trabajar en L’Oréal Uruguay?

Quienes estén interesados en integrar el equipo de profesionales de la empresa tienen dos vías: a través de la web: loreal.com o a través del mail talentos@uy.loreal.com

COMPARTIR