Monkeylearn

MonkeyLearn es un nuevo producto de la firma Tryolabs. Esta plataforma tecnológica tiene su mirada puesta en el futuro, buscando que emprendedores, desarrolladores y empresas de bajo presupuesto tengan la accesibilidad al uso de la inteligencia artificial. Esta herramienta llegó hasta Silicon Valley, la meca mundial de los gigantes tecnológicos, donde han puesto la mirada en este producto innovador.

¿Cómo y cuándo surgió la idea del emprendimiento?

A partir de los tres socios fundadores, Raúl Garreta, Martín Alcalá Rubí y Ernesto Rodríguez, somos todos ingenieros y en algún momento quisimos emprender nuestra propia empresa. Tratar de mezclar estas tecnologías de internet e inteligencia artificial dando servicios de negocios a medida. Entramos en la incubadora de empresa Ingenio y luego obtuvimos apoyo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) para desarrollar un prototipo de un producto. Los clientes fueron creciendo y fuimos sumando ingenieros mayormente de la Universidad de la República.

¿Qué es MonkeyLearn?

Es una herramienta para desarrolladores de software y empresas que les permite extraer fácilmente información relevante en forma de texto. Permitiendo sacar información de mensajes de correo o de las redes sociales, como podría ser Twitter y saber cuál es el tópico del momento, para hacer analítica. Tryolabs se formó hace cinco años con la idea de desarrollar software de inteligencia artificial para empresas de Estados Unidos. Monkeylearn, en cierto aspecto, encapsula la tecnología de la inteligencia artificial para el análisis de texto.

 ¿Qué tipos de clientes trabajan?

Inicialmente tuvimos clientes locales y hoy en día más del 90 por ciento son empresas de Estados Unidos, particularmente del área de Silicon Valley. La dinámica es el de una empresa joven o startup que tiene capital y nos contrata para hacer el desarrollo. Monkeylearn es un producto y se consume como “software and service”, por una suscripción se accede a ese motor de inteligencia artificial. Nos vendemos como una empresa para Norteamérica.

¿Cuál consideran que ha sido la etapa más difícil que han tenido que atravesar para que la idea se convierta en realidad?

Las cosas nunca salen tan bien en la realidad y hay que aprender a “pivotar”, ir adaptándose y cambiando el modelo de negocio. Es fundamental un equipo sólido que crea en la idea y trabaje bien en equipo, con buenas bases técnicas, además del apoyo del capital. El emprendedor debe ser una persona que sepa salir adelante ante los posibles golpes.

¿De dónde surgió la financiación inicial?

Monkeylearn surge dentro de lo que es Tryolabs, una inversión de los socios fundadores junto a Eduardo Mangarelli –director de innovación y nuevas tecnologías de Microsoft Latinoamérica– y se accedió a un premio de la ANII que nos permitió financiar parte del prototipo que queríamos desarrollar. Además, como fue en nuestro caso, se hace una ronda de inversión con aportes locales y extranjeros hasta llegar a poder autosustentarse.

¿Cómo califican el nivel de los ingenieros locales?

Es algo a valorar muchísimo, tenemos muy buenos ingenieros de gran nivel técnico. La Udelar produce buenos técnicos y gratis. También son muy buenos los que salen de la Uiversidad ORT, estos últimos con más perfil emprendedor.

¿Cuál es su relación con Sillicon Valey?

Solemos viajar regularmente hacia allí, que es donde se concentran la gran mayoría de las empresas dedicadas a internet, como Google, Facebook, Twitter y otras menores pero también importantes. Está la posibilidad que Monkeylearn entre en una aceleradora de empresas en allí, buscando capturar siempre nuevos clientes.

¿Tuvieron que capacitarse o desarrollar habilidades vinculadas con la práctica comercial o venta al momento de hacer un “Pitching” del proyecto?

Ernesto Rodríguez y yo, Raúl Garreta, trabajábamos juntos en otras empresas de software y necesitamos alguien de mayor perfil comercial, allí aparece Martín Alcalá Rubí. Aunque también es ingeniero tenía un mejor manejo del marketing. Con el tiempo nos hemos ido volcando a la parte comercial y en Monkeylearn estamos muy dedicados en ese tema aunque supervisamos todo lo técnico. Además, siempre nos estamos capacitando en tema negocios.

¿Cómo definirían el recorrido que han hecho hasta ahora y en qué etapa se encuentra el emprendimiento?

Monkeylearn es un producto que recién está arrancando, es un producto que tiene casi un año y medio. Está teniendo sus primeros usuarios y clientes, mientras buscamos una ronda de inversión. Puede llegar a tener muchas opciones, la idea es crecer pero también pueda llegar a ser absorbida por otra firma más grande.

¿Qué le recomendarían a alguien que tiene una idea de negocios y quiere desarrollarla?

Hay que animarse a emprender, aunque no es algo que sea igual para todos. Hoy hay un ecosistema que ayuda a generar nuevos emprendedores. Las universidades son muy buenas, también la UTU –Universidad del Trabajo del Uruguay–, hay varias incubadoras de empresas. Internet permite vender desde acá, y distribuir lo que generamos desde Uruguay hacia el exterior. Las herramientas están y las universidades deberían mostrar más este aspecto a los estudiantes.

Más info: tryolabs.com