Presente y futuro de las energías renovables

El recorte a los incentivos de las renovables ha traído consigo un exceso de capacidad que forzará a la industria a redimensionarse y a ser más competitiva en costes de producción.

Durante la primera década del presente siglo, la demanda de energías renovables a nivel mundial ha experimentado un incremento significativo y sostenible, pero a raíz de la crisis económica (2009 y en adelante), la aparición de déficits públicos llevó consigo la eliminación, inmediata o gradual, de los incentivos a la producción de este tipo de energías alternativas, lo que condujo a una situación de pérdidas y a un exceso de capacidad. La competencia se centró en el precio, que experimentó disminuciones importantes.

Analizando distintas variables del sector energético en Europa y el mundo, este estudio desarrollado en la IE Business School proyecta que la demanda de energías renovables se mantenga con crecimientos anuales en los dos dígitos durante toda la segunda década del siglo.

Ante la ausencia de intervención gubernamental, la eficiencia en costes de producción y en la productividad seguirán siendo los determinantes de la rentabilidad. En consecuencia, solo sobrevivirán las compañías que incorporen los últimos avances tecnológicos y controlen la mayor parte de la cadena de valor del negocio, ya que serán las únicas capaces de ofrecer un precio competitivo con una calidad superior.

El crecimiento de la demanda se producirá previsiblemente en los nuevos mercados (China, Latinoamérica) en grandes proyectos que se basen en modelos de crecimiento sostenibles económicamente, que sean escalables y con una rentabilidad contrastable.

Texto: IE Business School
Foto: Diego Martins bajo licencia Creative Commons