Rafael García: «Falta ambición»

Rafael García en DUY. Foto: CDU.

El Director de Ingenio (incubadora de empresas del LATU), Rafael García, habla sobre el ecosistema emprendedor en Uruguay, lo que anda bien y lo que hace falta. Una visión integral.

Innovación en Uruguay

Como en muchos ámbitos de la vida, creo que hay cosas en las que somos muy innovadores y otras en que somos conservadores. Creo que es común que los uruguayos se auto-califiquen como conservadores en su modo de vida. Sin embargo, hay cosas en las que somos –o hemos sido en épocas recientes–muy innovadores a nivel mundial: el inicio de la radio comercial (cumple 90 años en 2012, fuimos de los primeros países del mundo), el marcapasos, el plan de una computadora por niño, las telefonía celular pre-paga. Eso son ejemplos en el ámbito de la tecnología, que es donde trabajo y donde me gusta explorar la historia; pero en otros ámbitos también hemos sido muy adelantados: en el campo político, por ejemplo, con la abolición de la esclavitud o el voto femenino.

Propiedad intelectual

Falta avanzar más en la formalización de la propiedad intelectual. En términos internacionales registramos muy pocas patentes. Creo que a nivel universitario falta hacer cosas para estimular el registro de patentes y su posterior explotación económica. Uruguay tampoco integra algunos tratados internacionales, pero no el acuerdo internacional PCT. Ingresar al PCT, implicaría más fluidez en el patentamiento en el país y más posibilidad para que los uruguayos patenten en el exterior, beneficiándose de un mayor mercado.  Me gustaría ver el tema en la agenda del Parlamento, y tengamos en cuenta que una ley para estimular la explotación dela Propiedad Intelectual universitaria –como la Bayh-Dolede EEUU de 1980– o para ingresar al PCT, son leyes que muestran su verdadera influencia décadas después de promulgadas. Un lindo ejemplo acá es el de la ley de Forestación de 1987, que ahora estamos viendo el efecto con la industria de pulpa de papel como uno de nuestros mayores rubros de exportación e inversión extranjera directa.

Ingenieros emprendedores

Dos tercios de los emprendedores de ingenio vienen de las carreras de Ingeniería. En los últimos años hicimos esfuerzos para atraer emprendedores de las áreas de diseño, por ejemplo, y en los últimos 18 meses han ingresado a Ingenio unos cuantos proyectos de esa área. Pero, otra vez, no me gusta etiquetar. Como regla general, es mejor un emprendimiento llevado adelante por profesionales de diferentes áreas. Tenemos una empresa graduada que es liderada por una ingeniera y una diseñadora.

Los obstáculos más comunes que enfrentan los ingenieros para emprender.

En primer lugar, falta interacción con otras carreras, para conocerlas más en profundidad, sus necesidades, sus desafíos, cuáles son las áreas donde el conocimiento de Ingeniería puede combinarse con el de otras carreras. Ahí tenemos un área para trabajar. Este año conocí una iniciativa de la Universidad de la República, donde estudiantes de Ingeniería y Diseño Industrial trabajan juntos en ‘obligatorios’ de materias de emprendedurismo. Eso está muy bueno y necesitamos más de eso.En segundo lugar, la tentación del mercado laboral. Hoy, un ingeniero recién graduado puede acceder a muy buenas remuneraciones, y para llevar adelante un proyecto nuevo muy innovador,  hay que postergar el buen ingreso de hoy para poder sacar el emprendimiento adelante. A veces eso se mezcla con presiones familiares o sociales. Es común que un emprendimiento muy innovador en tecnología ni siquiera sea comprendido por el círculo íntimo del emprendedor. Esas presiones existen.Tercero, creo que falta ambición. De crecer, de crear empresas globales, de crear decenas de puestos de trabajo. Son muy pocos los que tienen ese deseo interno de siempre “ir por más”.Cuarto, financiamiento. Tenemos algunas opciones buenas de apoyo a emprendedores, fundamentalmente dela ANII. Nos faltan más. El sistema bancario está completamente fuera del financiamiento de emprendedores tecnológicos. Por suerte, está comenzando a aparecer en nuestro país la figura del emprendedor joven, que inició una empresa con veinte y pocos años, sobre los 30-35 la vendió, y al mismo tiempo que comienza un nuevo emprendimiento, ayuda a despegar a otros noveles emprendedores de la generación más joven. Ese es un círculo virtuoso que es común en Silicon Valley, por ejemplo, y que en los últimos dos años hemos visto algunas transacciones de ese tipo aquí.Por último, quisiera destacar que emprender no es fácil para nadie. Por eso existen instituciones de apoyo, como las incubadoras. Se necesita un temple especial, una motivación especial para salir adelante enfrentando muchos obstáculos –que a veces ninguno es grande, pero si vienen en patota– al mismo tiempo. Ahí tratamos de ayudar.

Todos podemos emprender

Todos somos homo sapiens. Las aptitudes emprendedoras se pueden encontrar en un ingeniero, un abogado, una maestra, un plomero, no importa la profesión. Posiblemente algún colega mío (a fin de cuentas, en algún lado tengo un título de “ingeniero” archivado) puede molestarse por esto. Creo que todavía en nuestra sociedad seguimos con un estigma “positivo” para algunas profesiones (ingenieros, doctores en abogacía y medicina), y en detrimento de otras, y eso está MAL. Así, con mayúsculas. Una maestra, por ejemplo, estudió cuatro años a nivel terciario, igual que cualquier Licenciado. Sin embargo, en el conocimiento popular, creo que prácticamente nadie considera a una maestra como una profesional universitaria. Y reitero, creo que eso está mal.Los ingenieros en general cuentan con una muy buena formación en áreas de inteligencia racional y lógica, debido a la gran dedicación horaria a materias como matemáticas o física. Y estudiantes de otras disciplinas tendrán conocimiento de otras áreas a las que dedicaron mucho tiempo de estudio. Con los diseñadores veo que son muy creativos, desarrollan ese tipo de inteligencia. ¿Qué inteligencia es mejor? ¿Racional o creativa? ¡Ninguna de las dos! Lo que precisamos es combinar diferentes áreas de conocimiento humano. Allí es donde se dan las innovaciones hoy día. Y nuevamente, para eso es fundamental crear equipos multidisciplinarios.