República AFAP | Creer en las personas

Fotos: Fabián Bia | PRO Universitarios

Una organización con una trayectoria importante en el medio que facilita todo tipo de oportunidades de acercamiento a la vida profesional a estudiantes y jóvenes. De eso se trata ser parte del ecosistema de talento que es actualmente República AFAP, una empresa que estimula a personas que estudian una amplia diversidad de carreras (universitarias y no universitarias) a perseguir sus objetivos y llevarlos a cabo. Sus propios colaboradores ven a la empresa como uno de los mejores lugares para trabajar de acuerdo al método utilizado por Great Place to Work y no es casualidad. En esta entrevista, ellos cuentan sus experiencias.

Muchas empresas aseguran ofrecer oportunidades reales de crecimiento a sus colaboradores y República AFAP honra ese compromiso con hechos. Gabriel Mazza ingresó a la organi­zación en el año 2010 como Ejecutivo de Servicio al Cliente. Sus aspiraciones profesionales consistían en desarrollarse en el área de Recursos Humanos y quería hacerlo dentro de República AFAP. “A partir de un proceso de selección interno, fui seleccionado en Gestión de Personas, así que para fines de 2013, comencé a desempeñarme como asistente dentro de esta División. Desde abril de 2016, me encuentro traba­jando como Coordinador de Gestión de Personas”.

La oportunidad que divisó Gabriel tenía un gran poten­cial. Trabajar en una empresa con un equipo humano tan diverso y con un elevado número de integrantes como tiene República AFAP consistía en un desafío para un es­tudiante de carreras vinculadas a la Gestión de Personas y una oportunidad para aprender cada día.

CONVERTIR LA DIVERSIDAD EN UNA OPORTUNIDAD

La diversidad de personas dentro de la organización se da tanto a nivel de formación, especialidades como edades. De alguna forma, República AFAP ve esta característica como una oportunidad para fomentar la adquisición con­tinua de nuevos conocimientos en los más jóvenes pero también en aquellos profesionales con mayor experiencia profesional que se nutren de lo que traen las nuevas ge­neraciones. “La diversidad generacional presenta grandes oportunidades en relación al servicio y en relación a los valores que la empresa busca transmitir. La forma en que circula el conocimiento, entre quienes recién ingresan a trabajar con apenas 20 años de edad y las personas que llevan esa misma cantidad de años pero de antigüedad en la empresa, se da de manera recíproca. La mirada de los más jóvenes aporta mucha frescura e innovación, lo cual se fortalece con el conocimiento compartido por quienes se encuentran trabajando desde hace años en la empresa y cuentan con otra formación y experiencia”.

Gabriel Mazza

“En la convi­vencia de diversas generaciones, se viven experiencias de enseñanza y aprendizaje compartido que repercuten en el clima. El ambiente laboral es desafiante y exigente, pero también alegre y divertido”.

 

 

CREAR BUENAS EXPERIENCIAS DE TRABAJO PARA JÓVENES

República AFAP brinda oportunidades de primer empleo y acercamiento al mundo laboral para jóvenes, algo que tiene una importancia mucho mayor de lo que parece a simple vista. “Es sabido que las primeras experiencias la­borales definen en cierto grado la construcción de iden­tidad de los jóvenes, así como condicionan la inserción a sus futuras experiencias de trabajo”, comenta Gabriel. “Tener primeras experiencias de trabajo satisfactorias, aumenta la probabilidad de que las siguientes experien­cias también sean favorables. En este sentido, entende­mos que es fundamental tomar partido brindando expe­riencias de calidad a los jóvenes”.

La empresa implementa programas que están alineados con lo que expresaba Gabriel anteriormente y que bus­can convertir al espacio de trabajo en un lugar afable que permita a los colaboradores seguir adelante con sus pro­yectos personales y avanzar en su carrera. Algunos de es­tos programas son: Trabajo y Estudio (una modalidad de trabajo part – time para estudiantes universitarios, que les permite compatibilizar su formación académica con un empleo), Creciendo Juntos (una iniciativa dirigida a hijos, nietos, hermanos y sobrinos de colaboradores de la em­presa, que a través de un mes de trabajo, busca favorecer el tránsito de los jóvenes de la educación formal al mer­cado laboral) y el Programa Primera Experiencia Laboral (convenio firmado entre UTU y República AFAP para lle­var a cabo prácticas formativas remuneradas con el fin de estimular la inserción laboral de los estudiantes).

UN LUGAR PARA FORTALECER HABILIDADES

Cuando un joven ingresa a una empresa -y sobre todo si es su primer trabajo- necesita sentirse respaldado, saber que va a contar con la ayuda necesaria para aprender a cumplir su tarea de la mejor forma posible. Eso es exacta­mente lo que brinda República AFAP a sus colaboradores, facilitándoles la posibilidad de desarrollarse en aquellos temas que tienen que ver con su actividad. “En el año 2010 se implementó un proyecto llamado Universidad RAFAP (URAFAP)”, comenta Gabriel. “A través del mis­mo, se proporcionan las instancias de formación dentro y fuera de la organización. Las necesidades de formación individual o por grupos se detectan en el Proceso de Pla­neamiento Estratégico. Se identifican los conocimientos y destrezas necesarios para el cumplimiento de la estrate­gia de la empresa con horizontes de mediano y largo pla­zo. Otra forma de promover el desarrollo, es mediante la firma de convenios con diferentes facultades e institutos de enseñanza por intermedio de los cuales los colabora­dores pueden acceder a descuentos en los costos de los cursos técnicos, de grado y postgrados”.

UNA EXPERIENCIA DIFERENTE

Ema Bambacar tiene 20 años, vive en la Ciudad Vieja, es­tudia la carrera de Contador Público y hace 6 meses que trabaja como Ejecutiva de Servicio al Cliente en Repúbli­ca AFAP. Su primer contacto con la empresa se dio en la Agencia de Trinidad, ya que es oriunda de esta ciudad. “Ingresé a la organización como pasante bajo un conve­nio de República AFAP y UTU. Luego, el año pasado, envié mi CV y me sorprendí mucho cuando me llamaron para el proceso de selección para el programa de Trabajo y Estu­dio. La primera semana de trabajo pasó muy rápido. Esta­ba muy emocionada por empezar. Me sentí muy acogida y bienvenida por mis compañeros y las coordinadoras de la División. Es un grupo muy lindo”.

Ema Bambacar

“La empresa siempre está apostando al futuro, nos brinda la facilidad de trabajar solo 4 horas diarias para que podamos estudiar, si tenemos una prueba nos facilitan cambio de horarios o el día libre para rendirla. Hoy en día es muy difícil encontrar esto”.

 

ADAPTARSE A LO NUEVO

Al contar como fue su proceso de adaptación, Ema se re­fiere al contacto con compañeros dispuestos a ayudarla a realizar su labor. “Al ingresar, la empresa nos brinda todo el material para adecuarnos al marco legal bajo el cual opera la Administradora. También nos asignan a un com­pañero como tutor, quien nos ayuda a evacuar dudas, nos brinda información extra y nos asiste con nuestras prime­ras tareas. Es un proceso muy enriquecedor, ya que ade­más de aprender nos permite generar confianza en noso­tros mismos para trabajar”.

UNA AGRADABLE SORPRESA

Camila Bentancor tiene 21 años, vive en el barrio Cordón, estudia Licenciatura en Comunicación opción Periodismo y hace 6 meses trabaja como Ejecutiva de Servicio al Clien­te dentro de la empresa. Al ingresar a trabajar a República AFAP, a Camila le sorprendió el clima ameno y cómodo que encontró dentro de la compañía. “Esperaba quizás un trato más frío o distante. Siempre se tiene esa idea que en empre­sas de gran magnitud uno es un tanto anónimo, pero lo que encontré fue que hay una comunicación y un trato bastante cercano entre todos los sectores y colegas. Lo que más me impactó es esa postura de la empresa de que si crece uno, crecemos todos; en el sentido de apostar a los estudios, a que los trabajadores que desean seguir profesionalizándose no tengan barreras para hacerlo sino todo lo contrario”.

LA VENTAJA DE APRENDER TRABAJANDO

En relación al contacto que la empresa ofrece a personas jóvenes con profesionales de mayor experiencia, Camila cree que es una oportunidad excepcional. “Muchas veces necesitamos graduarnos para saber cómo es el ejercicio real de la profesión. En República AFAP tenés la ventaja de ver cómo se desenvuelven los distintos profesionales”.

Camila Bentancor

“No hay palabras para describir el trato, hay mucho compañerismo, realmente se aplica la palabra “equipo”. Siempre están dispuestos a ayudarte ante cualquier duda y se intenta que todos lleguemos a las metas”.

 

 

LO MEJOR ES EL BUEN AMBIENTE

Guzmán Cordara tiene 23 años, también vive en el barrio Cordón, estudia Psicología e integra el equipo de Repúbli­ca AFAP hace 10 meses, desempeñándose como Ejecutivo de Servicio al Cliente. Llegó a la empresa a través de un amigo que trabajaba allí y le recomendó postularse en base al buen ambiente humano y clima laboral. “El ambiente es lo que más destaco de trabajar en República AFAP. La gran mayoría somos jóvenes y estamos estudiando”.

Guzmán Cordara

“Hay muchos beneficios, pero el principal considero que es poder ingresar al programa Trabajo y Estudio, que nos permite tener como prioridad el estudio”. 

 

 

 

OPORTUNIDADES PARA CONOCERSE

Al tratarse de una empresa tan grande, muchas personas que trabajan en edificios diferentes no llegan a verse de forma tan habitual. Guzmán destaca las instancias orga­nizadas por la empresa para socializar con todos los cola­boradores, y no únicamente entre los que pertenecen a un mismo sector. “El grupo que se arma en esos encuentros, así como en el día a día, es lo mejor que tiene esta empre­sa como lugar para trabajar”.