Revolución tecnológica: mitos y realidades

Gabriel Mazza y Diego Moles - República AFAP - Foto: Fabián Bia.

Las nuevas modalidades de trabajo plantean un desafío que abarca varios frentes. Es más común escuchar hablar de la necesidad por adquirir nuevas habilidades, pero un aspecto en el que no solemos reparar demasiado es la Seguridad Social, los aspectos que deben pesar para elegir una carrera y cómo llevar esa carrera adelante, complementándola con la experiencia adquirida de forma práctica. Diego Moles (Gerente Comercial de República AFAP) y Gabriel Mazza (Coordinador de Gestión de Personas de República AFAP) hablaron con nosotros acerca de estos aspectos, así como los cambios tecnológicos y su influencia en la forma de vivir y trabajar.

Nuevas formas de trabajo

Un tema que representa a la realidad laboral de nuestros días tiene que ver con las modalidades de trabajo a distancia. Si antes una persona trabajaba 8 horas por día en una empresa ubicada en la misma ciudad donde reside el trabajador, cada vez es más frecuente que profesionales de diferentes rubros (principalmente en el área de servicios) realicen tareas de forma independiente para más de una empresa, que muchas veces están ubicadas en diferentes partes del mundo. Las facilidades tecnológicas hacen que esto sea mucho más fácil y que el flujo de trabajo pueda darse de forma eficiente. Esta nueva realidad también plantea desafíos a nivel de Seguridad Social, el sector en el que opera República AFAP. “Generalmente, los pagos por este tipo de servicios se dan a través de una transferencia bancaria luego de emitir una factura”, comenta Diego Moles. “El tema es si este nuevo profesional está pensando en su Seguridad Social y su cobertura médica. Los Estados son responsables, claro, pero si existe un carácter transnacional del trabajo es más difícil. Un trabajador puede cobrar en el exterior y aportar en Uruguay, pero para ello es necesario que genere conciencia acerca de esa necesidad. Lo debe hacer de forma voluntaria porque no hay instrumentos para exigírselo”.

Automatización de procesos

Es muy común hoy escuchar expresiones como «revolución tecnológica» y «automatización». Diego Moles afirma que esta revolución es tecnológica sólo al nivel de la plataforma, de los medios que utiliza para alcanzar objetivos previamente definidos por humanos.

Diego Moles
(Gerente Comercial)

Lo esencial es lo que hace el ser humano para que esa plataforma cobre valor y lleve adelante una tarea de una forma más eficiente y productiva.

Diego también se muestra cuidadoso respecto a ciertas afirmaciones alarmistas que ante el crecimiento de la automatización plantean un escenario catastrófico. «No va a haber una catástrofe, sino cambios que requerirán que las personas y las organizaciones se preparen debidamente. Hoy la automatización es un tema que está en la agenda del país. Hay foros de los que participan distintas empresas vinculadas al tema donde se está hablando de eso. El sistema político no permanece ajeno al tema, con intervenciones de diferentes actores al respecto. De todas formas, creo que la idea de reemplazar a la totalidad de trabajadores con sistemas que realicen tareas de forma automatizada no crea valor en la sociedad”.

Formación permanente

“Todos los procesos que se llevan adelante en las organizaciones se van adecuando en función de los avances tecnológicos”, asegura Gabriel Mazza. “Esto se da en áreas como la actualización de conocimientos y la selección de personas, pero también en la gestión de nuevos afiliados. Esto se debe acompañar con capacitaciones y formación permanente. Las personas que solemos contratar  en general ya cuentan con esos conocimientos. Son jóvenes que nacieron y se criaron con la tecnología. Hoy, los niños aprenden a programar con una Ceibalita en la escuela. Pero obviamente, República AFAP también cuenta con integrantes que pertenecen a generaciones anteriores. A ellos, hay que acompañarlos en este proceso de actualización tecnológica”.

Actualizar conocimientos

Si algo ha hecho el fenómeno de la automatización es activar mecanismos en las empresas y los trabajadores mediante los cuales se busca adquirir nuevas capacidades para desarrollar tareas que los sistemas por sí solos no sean capaces de llevar a cabo. Gabriel señala que a nivel de capacitaciones se deben dar varios cambios para hacer más accesible el mensaje.

Gabriel Mazza
(Coordinador de Gestión de Personas)

“No hablamos únicamente del contenido, sino de la forma en la que brindamos las capacitaciones. Ya no funciona la dinámica de un profesor en rol rígido explicando un concepto.

«Hoy en día, en la web hay miles de cursos a través de diversas plataformas. Lo que hicimos desde Gestión de Personas fue compartir algunos de esos cursos que están disponibles, poniéndolos al alcance de los colaboradores. Otra medida que implementamos son las capacitaciones a distancia. Ya no es eficiente traer a todos los colaboradores del interior a Montevideo cada vez que hacemos una capacitación. En muchas oportunidades sí hay que hacerlo porque el contacto personal es necesario, pero en otros casos hay que apoyarse en la tecnología e ir por ese camino”.

Aprender trabajando

Una de las principales barreras que los jóvenes señalan como dificultad para obtener empleo es la falta de experiencia. En respuesta a esta realidad, República AFAP es una de las organizaciones que ofrece mayor número de pasantías y prácticas laborales remuneradas. Diego explica que esto surge de una necesidad propia del negocio de la organización: “El foco es el estudiante para la mejora de sus condiciones de empleabilidad y sus procesos de formación. Eso está probado y todos los que han pasado por esta experiencia han mejorado sus condiciones. Tenemos más de 140 casos y todos ellos o tienen un mejor trabajo o han ido progresando en sus estudios. La combinación de estudio y trabajo te ayuda muchísimo en cualquier selección, porque esas dos actitudes que la persona está teniendo manifiestan un deseo de desarrollarse. Y cuando una empresa incorpora a un colaborador o pasante con estas características, incorpora también las ganas de crecimiento, además de un perfil tecnológico y digital y una juventud que le permite renovar el clima interno con su impronta y sus gustos. Todo esto hace que aporte valores positivos a la organización”.

Por su parte, Gabriel destaca el alcance de este instrumento y su carácter de descentralización.

“Las pasantías de UTU y República AFAP, por ejemplo, están implementadas en todo el territorio nacional. Creo que ese es un punto muy importante”.

También es oportuno aclarar que las pasantías de República AFAP para estudiantes de UTU comenzaron siendo de 9 meses de duración, luego fueron de 1 año y ahora tienen un plazo estipulado de 2 años.

En relación a UTU como Institución, Diego cree que es “una de las cosas más lindas que le ha pasado al país”. “La cantidad de jóvenes que estaban desperdigados y a través de UTU ingresaron al sistema educativo es enorme. Esto se dio porque la UTU fue sensible para crear carreras y tecnicaturas con distintos grados de exigencia, pero aceptando cierta flexibilidad curricular en relación a lo que demandaba el mercado laboral. Cuantas más empresas otorguen pasantías, más se va a consolidar eso”.

Comunicar lo que hacemos

La tecnología ha marcado el rumbo de la realidad y hoy en día se ve como una verdad incuestionable que aquellas personas que cuentan con formación especializada en ciencias básicas y tecnología van a contar con una ventaja, al tiempo que estas áreas del conocimiento son determinantes para el desarrollo de la industria y el país. De todas formas, Diego señala que hoy no es posible que un Ingeniero o un matemático tengan un desarrollo de carrera al 100% si no saben comunicar lo que hacen. “Esos profesionales deben contar con las herramientas para saber realizar una presentación, vender su proyecto o idea ya sea en forma presencial o a través de la web. No es posible integrar equipos complejos que están dispersos en el mundo sin interactuar de forma efectiva a través de un e-mail, WhatsApp o Skype».

Hoy en día se construyen grandes obras de ingeniería y se desarrollan proyectos de genética con técnicos que están ubicados en diferentes partes del mundo y de la misma forma, se puede producir un contenido creativo. Porque hoy en día hablamos mucho de lo tecnológico y las ciencias básicas, pero también hay un lugar importante para aquellos productos destinados a la diversión, como los videojuegos o la idea de construir buenas historias y argumentos de ficción y difundirlos a través de distintas plataformas”.

Como consecuencia del razonamiento anterior, Diego se hace la siguiente pregunta. “Entonces, ¿en qué tiene que formarse un joven hoy? En lo que quiera, pero bien. Y esto no se limita a tener un título, porque egresar de una carrera le da a la persona ciertas habilidades, pero es necesario fortalecerlas con otras que son transversales a prácticamente cualquier función, como el trabajo en equipo y la comunicación”.