RSM – Ser parte de un gran equipo

RSM es una firma que asesora y brinda servicios de contabilidad, auditoría e impuestos a clientes de los más diversos sectores, dentro del mercado local e internacional. La empresa forma parte de la red global RSM, que cuenta con un equipo de 37.500 personas en todo el mundo. Su equipo en Uruguay está integrado por más de 130 personas, muchas de las cua­les son estudiantes universitarios y jóvenes profesionales. La firma apunta a la calidad por sobre todas las cosas, y para ello lleva adelante políticas de gestión de capital humano que cuidan a las personas, priorizando el buen relacionamiento interpersonal y la horizontalidad entre socios y profesionales jóvenes.

Liderazgo participativo

Alexander Iurramendi tiene 28 años y tra­baja como Supervisor en el Departamento de Contabilidad de la firma. Desde su car­go, busca generar instancias de liderazgo que sean participativas y hagan sentir cómodos a los jóvenes que recién ingresan a la compañía. “En RSM to­dos aprendemos de todos. Por eso intentamos escuchar a los estudiantes que trabajan con nosotros y promo­vemos que tengan la confianza para expresar sus sen­timientos e ideas, así como sus proyectos de futuro. Mi cargo implica supervisar su trabajo, estar pendiente de los procesos de mi equipo y decidir qué hacer primero y qué hacer después, pero no me interesa ser un jefe rí­gido. Eso no existe dentro de esta empresa. El buen am­biente laboral se da en toda la firma. Tenemos algunas personas que habiendo iniciado su carrera profesional en RSM, deciden probar suerte en otro lugar y a los me­ses nos dicen que extrañan el clima de la compañía. A veces vuelven a trabajar con nosotros”.

Un lugar para crecer

Algo singular de RSM es que les da a sus colaboradores la posibilidad de un ascenso semestral con incremento de responsabilidades y salarial. En el último año se han integrado nuevos socios a la firma, permitiendo visua­lizar más claramente la posibilidad de una carrera pro­fesional en esa dirección. “Las posibilidades de desarro­llo dentro de la compañía existen desde que la persona ingresa. Uno de los requisitos que se toman en cuenta al momento de la contratación de un estudiante, es que la persona esté efectivamente comprometida con la ca­rrera, y no simplemente inscripto en facultad. Cuando los estudiantes comienzan a trabajar en RSM, natural­mente su rendimiento académico mejora, el trabajo los ayuda a optimizar el tiempo dedicado al estudio. A esto se suma que un estudiante que trabaja en algo relacio­nado con su carrera, incorpora los conocimientos de otra manera”.

Variedad de clientes

Alexander Iurramendi
Alexander Iurramendi

“RSM maneja clientes extranjeros y locales…Trabajamos para empresas que pueden estar tanto en un edificio en Wall Street como ser pro­ductores agropecuarios con su chacra y sus vacas. Esto hace que estemos en contacto con distintas realidades y es apasionante”.

Por más tiempo que uno esté dentro de RSM, nunca se deja de aprender, no sólo técnicamen­te sino del relacionamiento con los diferentes clientes. Con los clientes se va generando una relación de con­fianza a partir del conocimiento mutuo y de la obten­ción de resultados.”

Perfil profesional

Al momento de incorporar estudiantes o jóvenes profe­sionales al equipo, RSM se enfoca en contadores, y en menor medida, abogados y escribanos. “Se buscan per­sonas que se puedan acoplar al buen relacionamiento que hay en el equipo humano, que tengan buena dis­posición para llevar adelante las tareas y que tengan las aptitudes técnicas básicas para poder desarrollarlas”. También es importante que puedan desarrollar tareas trabajando en equipo como de forma individual. “En RSM les brindamos las herramientas necesarias para mejorar profesionalmente, y esperamos que propongan nuevas alternativas a las formas de trabajo. Ser líder no es necesariamente ser jefe. Es inspirar a las personas a ser mejores”.

Alexander comenta que cuando analiza el progreso que han atravesado jóvenes que llevan uno o dos años en la firma, percibe un crecimiento profesional y personal notorio. “Cuando uno recién empieza a trabajar, todo es nuevo, y aún no tiene claro ni cómo hacer su trabajo ni cómo relacionarse con el cliente. Al cabo de un tiem­po, ambos aspectos funcionan de forma natural. Una vez que se adquieren estas habilidades, uno está pron­to para asumir nuevas responsabilidades. Esto implica que pueden comenzar a asumir determinadas tareas de forma independiente.

Un enfoque humano

Camila Betancor tiene 27 años, trabaja en la empresa desde 2011 y actualmente es Supervisora en el depar­tamento de Servicios Contables. Nació en Trinidad y cuando se mudó a Montevideo, comenzó una nueva ca­rrera y empezó a trabajar. Fue un período movilizador de cambios y desafíos para ella, pero en RSM encontró un ambiente de gente joven y dinámica, con bastantes personas del interior del país. “La adaptación fue fácil y rápida. La firma siempre busca brindar una respuesta ágil e integral a sus clientes, apuntando a su satisfac­ción. En el momento que ingresé era asistente y obser­vaba mucho lo que hacía mi supervisor del momento. Yo quería tener más contacto con clientes. Hoy que estoy en otro lugar, intento que los chicos más jóvenes apren­dan a relacionarse con ellos. Independientemente de que yo sea supervisora y ellos asistentes, todos somos parte de la firma y trabajamos conjuntamente. Por eso es importante tener un buen nivel de comunicación y si surge un problema, hablarlo en el momento”.

Sentirse acompañado

Camila asegura que todos los profesionales de RSM se sienten acompañados cuando trabajan.

Camila Betancor
Camila Betancor

“Si un profesio­nal joven tiene dudas siempre va a encontrar ayuda para resolverlas. La firma cuenta con un equipo formado por personas de diferentes lugares, edades y experiencias, que siempre están dispuestas a colaborar para ayudar a un compañero ante cualquier situación”.

“Apostamos a que los profesionales crezcan y aprendan a ser responsables” comenta Alexander. “Todos tene­mos responsabilidades asignadas y nos encargamos de ellas con flexibilidad. Si alguien no está cumpliendo con su tarea, lo hacemos notar colaborativamente. Tene­mos la política de que no es pecado equivocarse. Para equivocarse hay que hacer. Consideramos importante que los jóvenes entiendan que, si entran a RSM, tarde o temprano eso les va a ocurrir, porque también es parte del aprendizaje”.

PERFILES MÁS SOLICITADOS: Contador Público.

IDIOMAS: Inglés.

HORARIO: Estudiantes 7hs por día. / Profesionales 9hs por día.

¿QUERÉS TRABAJAR EN RSM? Quienes estén interesados en integrar el equipo de RSM pueden enviar su CV a: rrhh@rsm.uy o rsm.uy