Tomate el verano

DOS TRAGOS QUE PODÉS HACER VOS MISMO. Este verano se viene con mucho calor, y esa es la excusa perfecta para aprender a hacer tus propios tragos. Nada de esperar a la noche para elevar el espíritu. Estás de vacaciones. Podés amanecer, ir a la playa, salir de noche y acostarte con un trago en la mano. Relajate, prepará y disfrutá. – por Rodrigo Ponce de León.

Agradecimientos especiales: Sacame el Maleficio.


Daikiri Frozen

Un clásico de los días de calor. Lo vamos a presentar en dos modalidades: la primera es ideal para tomar antes de una comida; la segunda es perfecta para luego de comer o para una tarde de mucho calor.

La receta (dos tragos): 75 ml de Ron blanco, 40 ml de jugo de limón fresco o lima, 5 o 6 frutillas.

Preparación: Debemos poner los ingredientes en una licuadora junto con hielo (si ponemos una buena cantidad de hielo, digamos 8 hielos de los que vienen en bolsa, logramos que quede frozen para disfrutarlo mejor con el calor) y azúcar a gusto.

No olviden que en la coctelería es muy importante atreverse a probar cosas nuevas. Si prefieren alguna otra fruta (medio durazno o una rodaja de ananá, por ejemplo), se puede hacer. Si no quieren frutas, prueben con una buena bocha de helado, que también les va a quedar muy rico.

La otra modalidad  (para la tarde o para después de comer) es cambiando el jugo de limón por jugo de naranja. Eso le da un cambio importante en el sabor y sobre todo en lo refrescante.

 

Sex on the beach

El otro cocktail que tenemos para presentar es un clásico, aunque no por todos  conocido. Haciendo un buen uso de su nombre, es ideal para la tarde y perfecto para la noche de verano.

La receta (un trago): 40 ml de vodka, 20 ml de licor de durazno, 40 ml de jugo de naranja, 40 ml de jugo de frutilla.

Preparación: Para este trago podemos elegir hacerlo directo en un vaso largo con hielo y revolviendo un poco luego de haber servido todo, o podemos optar por ponerlo en la licuadora (si lo queremos común, lo licuamos sin hielo y luego lo servimos en un vaso; si lo queremos frozen, lo licuamos con los hielos). Si no tenés licor de durazno, lo podés sustituir por jugo de durazno y usar un poco más de vodka. En cuanto al jugo de frutillas, podés licuar unas cuantas frutillas con agua y azúcar (si lo querés frozen, ponés las frutillas directamente en la licuadora).

 

Y lo más importante: divertite. La coctelería tiene que ser un arte, así que lo fundamental es que te diviertas. Haciendo los tragos y tomándolos (esto último, con responsabilidad, obviamente).