Trabajar en la Intendencia Municipal de Montevideo

cc wikimedia.org

La Intendencia Municipal de Montevideo es una de las instituciones más relevantes del sector público en cuanto a la captación de personal. Cuenta con 800 becarios de diferentes universidades, que pueden trabajar por uno o dos años en la IMM, siendo el área de call-center la que concentra mayor población estudiantil. En esta entrevista, hablamos con el ex Ministro de Trabajo y Seguridad Social y actual Director de Gestión Humana de la IMM, Eduardo Brenta acerca de las oportunidades que la institución puede ofrecer a universitarios y jóvenes profesionales.

La Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) cuenta con un equipo de 8.500 funcionarios. Actualmente el promedio de edad del funcionariado de la IMM se ubica en 43 años, una cifra muy diferente a la de años atrás. Según Eduardo Brenta, la Intendencia no escapa a ciertas dificultades ya conocidas en el mercado local en cuanto a captación de personal calificado para ciertas áreas. “Fundamentalmente en profesiones vinculadas a Tecnologías de la Información, nos es difícil competir en el mercado laboral y conseguir talentos, gente formada. Incluso es difícil conseguir profesionales jóvenes, recién recibidos. Esto es una situación general del sector público, excepto por el caso de ANTEL, por ejemplo, que resulta una opción muy atractiva para jóvenes que recién egresan de la Facultad de Ingeniería. En la IMM hay un área de informática muy importante que implica trabajar en una institución en la que la diversidad de funciones que se realizan genera la necesidad de ciertas acciones para que esas funciones se cumplan. Esto es un desafío importante, porque el profesional termina familiarizándose con los procedimientos en cuanto a: recolección de residuos, sistemas de transporte, el estado de los espacios públicos o la cultura, que es el área de la IMM mejor rankeada por la población montevideana y es generadora del soporte principal del desarrollo cultural del país”.

Captación de RRHH sistemática y reglamentada

Brenta explica que la IMM cuenta con un desarrollo muy importante en cuanto a Recursos Humanos; esto incluye un área de planeamiento –que define el desarrollo de la institución y políticas a largo plazo–, una estructura funcional que consiste en la división de acuerdo a escalafones  y un sistema regido por normas específicas en relación a cómo se asciende de posición así como el ingreso a la institución mediante concurso o sorteo público. El Director de Gestión Humana de la IMM comenta que si bien esta modalidad de acceso a trabajar en la administración pública es la más deseable, no es la más común.

Eduardo Brenta, Director de Gestión Humana de la IMM.
Eduardo Brenta, Director de Gestión Humana de la IMM.

“La mayoría de las intendencias del interior no tienen un sistema de ingreso mediante concurso o sorteo. Montevideo tiene la mejor relación entre funcionarios y cantidad de habitantes”.

 

 

 

“Antes de Uruguay Concursa, la información acerca de los llamados para trabajar en el Estado no estaba centralizada y el mecanismo de ingreso era otro. Muchas de estas cosas se han ido integrando en la lógica de las personas”.

Oportunidades para universitarios

La IMM cuenta con importantes ventajas como lugar para trabajar para un universitario o joven profesional. En primer lugar, los profesionales trabajan 4 horas y el resto del personal 6 horas. Sin embargo, existe un mecanismo de extensión horaria que permite a los directores incrementar las horas profesionales a 6, aumentando el salario de los funcionarios en esos casos. “Las ventajas en cuanto al horario laboral le permiten al estudiante desarrollar otras tareas por fuera o estudiar y trabajar simultáneamente. Pero también existen otras facilidades, como las licencias por estudio, la oportunidad de capacitarse en el exterior o participar de actividades de formación en distintas áreas. La Intendencia cuenta además con un centro de estudio y formación en donde los funcionarios pueden acceder a 120 cursos en distintos temas. En ese sentido, hay una política que apunta a incremental el nivel de los funcionarios y la calidad de los servicios. La modificación del perfil etario ha permitido el ingreso de personas con más calificación. Los criterios de ingreso en la selección del personal y las políticas de selección que hoy son diferentes a las de hace unos cuantos años, le brindan al profesional las posibilidades de desarrollarse”.

Carreras más requeridas por la IMM

Según Brenta, la Intendencia tiene un déficit de profesionales formados en ciertas áreas, como por ejemplo, en el mantenimiento de la flota vehicular, donde se requieren ingenieros mecánicos especializados en la materia. “Esta carencia de profesionales hace que las funciones de mantenimiento en algunas áreas sean deficitarias y esto genera costos adicionales en el futuro. También tenemos carencia de profesionales en el área informática por la competencia con otras instituciones públicas y con el sector privado. Y aunque la Intendencia maneja niveles salariales buenos en términos globales, tiene problemas para conseguir personal en áreas donde hay fuerte demanda”. Hace poco, el Departamento de Recursos Humanos de la IMM tuvo una reunión con el Rector de la Universidad de la República, Roberto Markarian, y otras reuniones con autoridades de las universidades privadas en donde se discutió la necesidad de una carrera de Ingeniería en Transporte.

Cambiar la IMM desde adentro

Brenta comenta que la administración de Daniel Martínez busca fomentar el carácter transversal de todas las direcciones y departamentos, de manera que exista una mayor cooperación y un carácter integral en las políticas municipales. “El Departamento de Gestión Humana o es transversal o no existe, lo mismo pasa con el Departamento de Recursos Financieros, que tiene una Unidad de Gestión del Presupuesto en cada departamento. Nosotros queremos profundizar y extender a todos los funcionarios el mecanismo de compromiso de gestión. Esto implica interactuar con los directores y funcionarios de los servicios, y establecer metas cuatrimestrales que están relacionadas al cobro de una partida por metas y objetivos. Esto permite, en primer lugar, que el funcionario conozca los objetivos estratégicos de la institución y sepa qué papel juega su función dentro de un esquema más general. En este período tenemos la oportunidad de hacerle conocer al funcionario que su rol no es aislado; no queremos que pase un expediente frente a él y él no sepa para qué. Esto puede cambiar la cultura de la institución. Ésta es una institución pesada, en la que el cambio cultural no se da fácilmente. Por otro lado, al ser una institución profundamente ligada a la sociedad, impactan en la Intendencia todos los fenómenos que suceden fuera de ella”.

Favorecer el tiempo personal

El tiemplo personal es, de forma creciente, uno de los principales aspectos que los universitarios valoran al momento de elegir un trabajo. La IMM entiende esto, y por eso, más allá de su horario laboral limitado, promueve políticas que fomentan la salud dentro del horario de oficina y un cambio en la concepción de prioridades.

“Hace 30 o 40 años, una persona ingresaba a la Intendencia planteándose que su vida laboral iba a empezar y culminar dentro de la institución. Ahora todo es más dinámico, y si bien la IMM cuenta con el atractivo de la variedad, niveles salariales altos y muchos beneficios adicionales,  los jóvenes tienen otros requerimientos y no ven el trabajo como el centro de su vida. No podemos aplicar parámetros del pasado para tratar con jóvenes que tienen una cultura distinta”.