El viernes 13 de marzo será recordado como un día clave en Uruguay, por ser el momento que el gobierno anunció las medidas de prevención para afrontar la propagación del COVID-19, lo que nos llevó a todas las personas y organizaciones a cambiar nuestros hábitos y a pensar en el futuro de una forma diferente.

En el caso de Tryolabs, una de las empresas de servicios de inteligencia artificial y aprendizaje automático más destacadas de Uruguay, el cambio representó un gran desafío que puso a prueba a un equipo que contaba con bases sólidas y un gran sentido de pertenencia.

En esta entrevista, Alejandra Duarte, People Manager y Lucía Aguilar, Head of Marketing, explican qué aprendizaje le deja a la organización esta experiencia y cómo planificar y anticiparse a diferentes escenarios es clave de cara al futuro.

De lo vivido hasta el momento, relacionado a la pandemia de COVID-19, ¿cuál es el mayor desafío que está teniendo que afrontar la organización y de qué forma lo están encarando?

En Tryolabs tenemos experiencia con la modalidad de trabajo remoto hace un buen tiempo. De hecho contamos con algunos integrantes del equipo trabajando desde el exterior, y hemos logrado una sinergia de trabajo totalmente eficiente. Sin embargo, nunca habíamos experimentado la dinámica de estar 100% remotos, todos los días.

El camino que teníamos recorrido respecto a la flexibilidad de trabajar desde afuera de la oficina permitió que estuviéramos preparados para esta realidad. Incluso comenzamos la transición a modalidad remota total antes de que las autoridades comenzaran a promover el distanciamiento social como medida de precaución.

Este cambio representó un gran desafío a nivel cultural, y de comunicación, ya que para nosotros era muy importante mantener el cuidado de cada una de las personas del equipo. La cercanía y el sentido de pertenencia son características esenciales de nuestra cultura, y buscamos mantenerlas independientemente del contexto cambiante que nos rodea.

Implementamos algunas pautas de comunicación para mantener a todo el equipo conectado, e incorporamos nuevas herramientas que nos permiten mantener esa cotidianidad y espontaneidad que nos caracteriza.

En todo momento mantenemos un diálogo claro y transparente con el equipo, para estar todos alineados con la situación actual y en lo que proyectamos de cara al futuro.

¿Qué respuesta han tenido por parte del equipo?

La respuesta ha sido excelente, el equipo se puso la camiseta y respondió de manera muy positiva. Esta situación plantea un gran cambio en la rutina de cada persona, y el desafío de acompasar el trabajo con la vida personal, en el mismo espacio físico.

Afortunadamente nuestro equipo reaccionó de forma optimista, compartiendo entre todos cómo se iban creando los diferentes espacios de trabajo en sus hogares, proponiendo nuevos canales o herramientas para comunicarnos, y siempre con una actitud flexible y abierta a esta nueva realidad.

Realizamos diferentes acciones para mantener la unidad que tanto queremos, como celebrar ocasiones especiales en modalidad virtual, propuestas de juegos en simultáneo, o canales permanentemente abiertos que simulan un espacio de encuentro en la oficina. Nos vamos redefiniendo cada semana en este nuevo contexto.

Desde tu punto de vista, ¿qué efectos está teniendo la pandemia en el sector IT y cómo están respondiendo las empresas?

El sector IT uruguayo está acostumbrado a trabajar en modalidad a distancia con sus clientes, quiénes se encuentran muchas veces en el exterior. En ese sentido tenemos más margen para continuar con nuestros proyectos sin el intercambio en persona. De cualquier manera todos los sectores están recibiendo el impacto, ya que las perspectivas de cada cliente se ven afectadas de alguna manera.

Para nosotros es un momento de reafirmar nuestra propuesta de valor, y de generar vínculos de confianza con nuestros socios y clientes, quiénes pueden contar con nuestro respaldo en este momento de incertidumbre.

Por otro lado, las empresas de IT que desarrollan herramientas que facilitan el trabajo remoto han recibido el impacto más positivo de esta situación, obteniendo más notoriedad y validando sus productos. También reciben gran valor aquellas empresas que están tomando este contexto como oportuno para apoyar las modalidades comerciales que tomaron protagonismo y que permiten un desarrollo económico (la transición de offline a e-commerce, plataformas de pago, etc.).

A modo general, creemos que es un momento para replantear nuestros objetivos, verificar nuestras estrategias y reorganizarnos para mantener nuestro aporte de valor en el mercado y en la comunidad.

¿Qué se puede aprender de esta situación?

Sin dudas la relevancia de planificar y anticiparse a diferentes escenarios será un aprendizaje que muchos tendrán de cara al futuro. También estamos viviendo un momento de validación, estamos verificando si nuestros cimientos son sólidos y si los objetivos estaban bien orientados para nuestro modelo de gestión.

El equipo es un gran marcador en este sentido, en estos momentos se reflejan los vínculos que se han generado, y el sentido de pertenencia y búsqueda del beneficio común sobre el individual. Estamos recibiendo grandes lecciones de empatía, para ampliar nuestra visión y tomar nuevas ideas; esa apertura y flexibilidad necesaria para cambiar, adaptarnos y ser creativos en la resolución de los problemas.

Team Tryolabs