Una fenomenal “Revolución de habilidades”

Fernando Aldabalde, Gerente Comercial en ManpowerGroup Uruguay

ManpowerGroup es una organización mundial con más de 65 años de experiencia en la búsqueda y selección de capital humano. La compañía presta servicios a empresas de varias industrias dentro del sector público y privado, reclutando profesionales con diferentes niveles de formación y experiencia. Hablamos con Fernando Aldabalde, Gerente Comercial de ManpowerGroup Uruguay, acerca de la situación del mercado laboral para los estudiantes y jóvenes profesionales y en qué áreas se encuentran las mejores oportunidades.

Estamos en medio de una fenomenal “Revolución de Ha­bilidades”, asegura Fernando. “La tecnología está transfor­mando a las organizaciones, las necesidades de habilida­des cambian rápidamente y las empresas están teniendo dificultades para encontrar el talento que necesitan. La automatización y la digitalización ya están instauradas y están impactando el mercado en diferentes formas. Las transformaciones, que antes tardaban décadas, hoy im­pactan en unos pocos meses o días”

En este contexto de cambios constantes, desde ManpowerGroup se asegura que la clave está en la capacitación, tanto para mejorar la empleabilidad como para enfrentar las nue­vas exigencias que plantea este nuevo mundo del trabajo.

¿EN DÓNDE ESTÁN LAS OPORTUNIDADES?

Para los estudiantes universitarios y jóvenes profesionales el mercado laboral actualmente ofrece muchas oportuni­dades en el área de las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación), como viene sucediendo en los últi­mos años, pero también se están abriendo oportunidades en otros sectores.

“En 2018 estamos observando oportu­nidades interesantes para los profesionales de las carreras vinculadas con Ingeniería en general y con tecnologías de la Información en particular. Las denominadas TICs, son quienes más demandan estos perfiles y es aquí también donde se observan los mayores desafíos en términos de escasez de talentos. Analistas, Desarrolladores de Soft­ware, Programadores en los distintos lenguajes y Testers, están al tope de estas demandas”, asegura Fernando.
También es un buen momento para estudiantes y egre­sados de las facultades de Ciencias Económicas. “En los últimos años, los denominados Servicios Globales de Exportación, que incluyen BPO y Shared Services Cen­ter, han sido muy demandantes de estos profesionales. En el rubro industrial, en un momento donde muchas compañías están calibrando sus costos para ser más efi­cientes, también se están requiriendo estas categorías. Por otra parte, notamos un fuerte dinamismo en carre­ras vinculadas con el área comercial y de Marketing, ya que muchas empresas para impulsar sus productos y servicios están demandando puestos como los de BDMs (Business Development Manager), KAMs (Key Accou­nt Manager) y perfiles de Customer Service. No resulta sencillo encontrar estas posiciones porque en Uruguay la carrera de ventas no existe como tal y suele ser vista como una profesión estigmatizada. Sin embargo, son cargos absolutamente clave para las organizaciones y son posiciones muy bien remuneradas”.

En cuanto a las carreras de humanidades, las categorías más demandas son las de Psicólogos y especialistas en relaciones laborales, para trabajar en las áreas de Re­cursos Humanos. “Estos profesionales están ayudando a las empresas que están en un periodo de ajuste y nece­sitan atender las nuevas demandas de las distintas ge­neraciones que coexisten en un mismo lugar de trabajo. En esta misma línea, es interesante la demanda de per­files como los Licenciados en Comunicación, ya que en el contexto actual las empresas buscan diferenciar cada vez más su marca empleadora, para lo cual necesitan trabajar la comunicación tanto interna como externa, redes sociales y demás”.

Finalmente, el retail y el mundo del “fast fashion”, tam­bién está siendo uno de los protagonistas en el mercado uruguayo. “Desde ManpowerGroup, estamos realizando todo el proceso de start-up para H&M, uno de los gigan­tes de este segmento a nivel mundial y que próximamente abrirá sus puertas en Uruguay. Este tipo de industrias son muy intensivas en talento de una amplia variedad de per­files profesionales vinculados con la moda, el diseño y el trade marketing”, comenta.

EL PROCESO DE SELECCIÓN

Con la transformación del mercado naturalmente cam­bian las necesidades y cambian los procesos de selección de personas en los que hoy las habilidades muchas veces definen si el candidato accede a una posición o no.

“Si bien los conocimiento técnicos son muy importantes, lo que termina inclinando la balanza en un proceso de selec­ción son las “soft skills” o habilidades blandas. Las empre­sas están buscando personas que no solo tengan talento, sino que tengan la actitud correcta”.

“Las organizaciones modernas ya no son jerárquicas y verticales, con lo cual es crítico contar con habilidades de comunicación, inte­ligencia emocional, trabajo en equipo, ganas de aprender y entusiasmo para seguir formándose continuamente. A esta última habilidad vinculada con el deseo de aprender, ManpowerGroup la llama “learnability”: tener el deseo y la capacidad de aprender nuevas habilidades para perma­necer empleable durante largos periodos de carrera”.

“La empleabilidad (la habilidad de obtener y mantener un trabajo ideal) no dependerá más de lo que ya saben, sino de lo que probablemente aprenderán. Las compa­ñías que puedan tener una mezcla adecuada de gente, habilidades y tecnología serán las grandes ganadoras”, asegura Fernando.

La falta de experiencia como principal inconveniente

Según la última encuesta de estudiantes de PRO Universi­tarios, la principal dificultad para conseguir empleo es la falta de experiencia. ¿De qué forma un estudiante podría suplantar este aspecto para poder ser considerado?

“Para terminar con el círculo vicioso que se da con este tema del trabajo y la experiencia (no trabajo porque no tengo experiencia, y no tengo experiencia porque a su vez nadie me ha dado la oportunidad), desde ManpowerGroup desde hace años venimos promoviendo un enfoque dual, es decir, que ya desde la universidad se pueda ir acompa­ñando el mundo de la teoría con el de la práctica en empre­sas, a través de programas de pasantías u otras modalida­des similares, que ayuden a transferir los conocimientos del aula a situaciones cotidianas de trabajo. De lo contrario, a la hora de salir al mercado de trabajo, estos profesionales no van a competir en igualdad de condiciones contra otros candidatos más experimentados y se va seguir perpetuan­do el círculo vicioso de la falta de experiencia”.

EL PELIGRO DE UN MERCADO LABORAL POLARIZADO

Desde ManpowerGroup se ve con preocupación que el mercado de trabajo se esté polarizando entre los que tie­nen las habilidades y competencias adecuadas y los que no cuentan con ellas.

“Los primeros, los que tienen las habilidades, son los que gozan de las mejores oportunidades para acceder a las mejores ofertas laborales, tanto en términos de calidad, como de remuneración. Esta elite de trabajadores son los que tomarán las decisiones, crearán oportunidades y ele­girán cómo, dónde y cuándo trabajarán. Estos trabajado­res por lo general están eligiendo empresas que -además de un buen paquete de beneficios-, ofrecen una buena reputación de marca empleador, con un buen clima de trabajo y con interesantes oportunidades de desarrollo de carrera. La flexibilidad es otra característica muy va­lorada. A estas personas no les gusta ser evaluados por completar un horario en una oficina, sino que prefieren ser evaluados conforme con su productividad y resulta­dos. Pero para los segundos, los que no tienen, el futuro no aparece muy esperanzador. Los que no vean hacia el futuro, no se preparen y se capaciten, no podrán mejorar sus circunstancias y se verán obligados a estar empleados en puestos de menor calidad”.

“Esta polarización de los candidatos que se está dando ante nuestros ojos no es buena para la sociedad en su con­junto. Necesitamos desarrollar una fuerza de trabajo inclu­siva, que aborde la creciente brecha entre los que ‘tienen’ y los que ‘no tienen’”.
“Todos tenemos que invertir en las ha­bilidades de los empleados para incrementar la empleabi­lidad de nuestra gente. También será una responsabilidad de los individuos el capacitarse, mantenerse actualizado y alimentar su capacidad de aprendizaje. Necesitamos to­mar medidas inmediatas para acelerar el proceso de actua­lización y re-capacitación de los empleados actuales para asegurar que contamos con una fuerza de trabajo con las habilidades requeridas para el futuro. También requerimos atraer a aquellos que no están participando completamen­te en la fuerza laboral. Tenemos que estar listos para nue­vos empleos y nuevas habilidades. Eso es lo que queremos decir con el surgimiento de la Revolución de Habilidades”.

LOS TRABAJOS DEL FUTURO

A nivel mundial se maneja como un hecho que la tecnolo­gía reemplazará las actividades rutinarias, tanto manua­les como cognitivas, para que las personas puedan asu­mir tareas no repetitivas y funciones más satisfactorias. La creatividad, la inteligencia emocional y la flexibilidad cognitiva aprovechadas por el potencial humano, a prio­ri son las capacidades que permitirán a la gente convivir con robots, en vez de ser reemplazados por ellos. ¿Pero podemos saber cuáles serán los trabajos del futuro? “No resulta sencillo aventurar el futuro del mundo del trabajo, cuando un 65% de los trabajos que tendrá la Generación Z (nacidos luego de 1999), aún no han sido creados! Lo que sí es seguro es que tendremos un futuro conviviendo con robots”, asegura Fernando.

“La destrucción de puestos de trabajo, afectará a algunos trabajadores más que a otros: los poco calificados y los de bajo rendimiento serán los que van a sufrir más. Trabajos vinculados con IA (inteligencia artificial), machine lear­ning, realidad virtual, realidad aumentada, internet de las cosas (IoT), digitalización, aplicaciones para mobile y tantas otras, seguirán estando al tope. La ciberseguri­dad y las profesiones como las de consultores de hacking, analistas de malware, expertos en ciberfraudes, especia­listas en protección de datos serán otras de las carreras en alza. En un mundo donde mandan los datos (dataísmo), también veremos un rápido crecimiento de los analistas de datos, para aprovechar al Big Data, en todas las indus­trias y segmentos. También existirán oportunidades para los profesionales de venta especializados, ya que las em­presas tendrán el gran reto de diferenciar cada vez más su propuesta de valor, apostando al vínculo emocional y al asesoramiento personalizado y experto”.

¿QUÉ PASARÁ CON LAS HUMANIDADES?

“Se requerirán profesionales de Gestión Humana para li­derar a las organizaciones durante este periodo de ajuste. Al mismo tiempo se van a necesitar muchos facilitadores y Coaches en distintas disciplinas humanas para liderar estos procesos de cambio. En lo personal, pienso que an­tes que nada, se necesitará enseñar filosofía, ya que el tra­bajador del conocimiento, más que nunca deberá apren­der a pensar”.

ENCONTRÁ TU LQ AQUÍ: Learnability Quotient

La tecnología siempre está cambiando y el lugar de trabajo también. Tu Learnability Quotient (LQ) refleja tu capacidad de aprendizaje, crecimiento y adaptación a nuevas circunstancias y retos en tu vida profesional.